Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

Gestión de Activos Empresariales, cómo pasar de la estrategia a la acción

15 Noviembre, 2017 | En la Gestión de Activos Empresariales uno de los retos del administrador de activos es convertir la estrategia en acción. El presente artículo tiene por intención guiar en la forma de obtener el compromiso del área gerencial de la compañía para la transformación digital en esta importante área. A continuación los cuatro pasos necesarios para avanzar con la gestión de activos empresariales. 1. Determine las áreas operativas de bajo rendimiento dentro de cada línea de trabajo en la gestión de activos con la finalidad de establecer un piloto dentro de cada una. Cada empresa conoce las áreas de bajo desempeño, ya sea en el proceso de compras, operaciones, planificación, órdenes de cambio de ingeniería o servicios después de la entrega. Para implementar cambios y fortalecer las funciones de bajo desempeño, es importante que los administradores de activos identifiquen los actores clave y trabajen sobre las áreas correctas en el orden correcto para construir sobre estas funciones. Es crucial comenzar con los administradores a nivel de departamento y obtener su compromiso para permitir una evaluación basada en los hechos de las debilidades conocidas. Esto no solo demuestra respeto por los gerentes de departamento, sino que también les brinda la oportunidad de tomar la iniciativa e iniciar el proceso de Gestión de Activos con el equipo. Luego, presente la evaluación de las debilidades identificadas con los gerentes de departamento al comité ejecutivo de la compañía, de forma que se tenga una aprobación a nivel ejecutivo referente a la gestión de activos. Esto asegura que los gerentes de departamento no vayan por un camino equivocado. 2. Invite a un tercero a evaluar el desempeño a través de observaciones y análisis basados en hechos. Hablando en términos generales, hay dos verdades principales sobre el fracaso de una organización en el auto-intento de mejora continua. Una, la estructura de una organización está diseñada para realizar funciones diarias repetitivas. Un buen diseño de procesos industriales, que incluye todos los procesos de la organización, a menudo no se implementa al inicio de estas funciones diarias. Esto significa que un buen diseño de procesos industriales no es parte del proceso funcional repetitivo. Por lo tanto, los procesos mal ejecutados se repiten día tras día, y están incluso viciosamente guardados para asegurar que la repetición no cambie, incluso en aras de la mejora. Esto crea una cultura en la que altos y medios gerentes salvaguardan las prácticas originales de diseño organizacional y bloquean el diseño de un buen proceso industrial. El resultado es una organización que no puede y no cambiará. Incluso cuando una organización tiene buenas intenciones de romper estas cadenas culturales al establecer un equipo de mejora continua interna, este equipo interno está limitado por su propio miedo al cambio a menos que haya una intervención externa. Al promover a las personas dentro del equipo de mejora continua interna, se refuerza la cultura existente. Esto lleva al equipo a utilizar las matemáticas y la ciencia para reforzar sus propias prácticas deficientes. Es entendible. ¿Por qué el equipo de mejora continua interna hará o recomendará cambios si sus miembros visionarios saben que algún día pueden ser reasignados a aquellos a quienes quieren cambiar? Las evaluaciones internas siempre se considerarán sesgadas dentro y entre departamentos. Es por eso que es absolutamente necesario contratar a consultores externos que pueden desarrollar evaluaciones basadas en hechos sin sesgo para decir la verdad a través de observación, análisis y hechos. Recuerde, en muchas organizaciones, los gerentes de departamento serán defensivos y quieren desacreditar los hallazgos. Por lo tanto, es importante seleccionar la empresa de consultoría adecuada que tenga la madurez emocional para fundamentar el desempeño en hechos. 3. Consiga que el tercero informe, sobre la evaluación, al comité ejecutivo de gestión de activos. Las empresas consultoras experimentadas en esta área saben cómo manejar este proceso de manera efectiva, profesional y con gran sensibilidad. Estos consultores proporcionan informes basados en hechos que se basan en el desempeño actual del alcance evaluado y hacen recomendaciones realistas, complementadas con las mejoras financieras y operativas proyectadas. Los informes de evaluación deben reflejar la magnitud y el impacto de las medidas sobre los activos y evaluar cada medida en términos de gastos operativos (Opex) y gastos de capital (Capex). 4. Desarrolle líneas de trabajo para lograr las metas planteadas sobre los activos. Una vez que se presenta la evaluación basada en los hechos, las recomendaciones, el impacto; y el administrador de activos tiene la atención del comité ejecutivo de gestión de activos, es el momento de vender la siguiente fase: el desarrollo de líneas de trabajo vinculadas al rendimiento de los activos. En el próximo informe al comité ejecutivo, los dueños de negocios funcionales, típicamente los vicepresidentes, presentan sus flujos de trabajo vinculados a los beneficios financieros y operacionales totales. Próximos pasos: Una vez que un administrador de activos ha realizado los pasos anteriores, él o ella ha logrado el primer gran hito de poner la estrategia en acción. La mayoría de los administradores de activos no llegan hasta aquí, principalmente porque no logran articular el vínculo entre una mejor disponibilidad y un mejor uso de los activos para aumentar el rendimiento operativo. Dado este momento, es cuando un administrador de activos tiene la atención de la alta dirección: ahora es el momento de desarrollar y desplegar la Gestión de Activos Empresariales. GBM pone a disposición de sus clientes IBM Maximo Asset Management, una solución integral para Gestión de Activos Empresariales para empresas con uso intensivo de activos. Destacando el acceso móvil integrado y visión analítica. Maximo Asset Management permite a las organizaciones compartir y aplicar las mejores prácticas en gestión de activos. Ayuda a manejar todo tipo de activos, incluyendo planta, producción, infraestructura, instalaciones, transporte y comunicaciones.

Gestión de activos empresariales usando analítica

21 Junio, 2017 | En la edición anterior de esta revista, se hizo un recorrido general por la gestión de activos empresariales y el uso de buenasprácticas para obtener un mejor desempeño en la empresa. En esta entrega, planteamos cómo el pilar analítico presente dentro de IBM Maximo permite optimizar la inversión en mantenimiento y ampliar el aprovechamiento de los activos. Una de las áreas clave para una buena gestión de activos empresariales es aplicar analítica a los datos que se tienen, y entender cómo aprovecharlos para que se conviertan en mejoras. Programas de mantenimiento preventivo Estos    programas    efectivamente    mejoran la confiabilidad. Sin embargo, muchas organizaciones tienen más labores de mantenimiento preventivo que personal para ejecutarlas, por tanto, la optimización y priorización de estas labores se vuelve necesario. El enfoque tradicional de un programa de mantenimiento preventivo se basa en el tiempo, acarreando problemas como el consumo de recursos costosos y potencialmente la introducción del fracaso por la interrupción de los sistemas estables. Los esfuerzos deben concentrarse en la salud de los activos; algunos datos: El 40% de los costos de mantenimiento preventivo se gastan en activos con un efecto insignificante sobre el uptime(1). El 30% de las actividades de mantenimiento preventivo se realizan con demasiada frecuencia(2). El 45% de todos los esfuerzos de mantenimiento son ineficaces. Obtener información sobre la salud real de los activos clave es un área con la que muchas organizaciones luchan. Una de las personas o rol clave que se encarga de esta tarea es el ingeniero de confiabilidad (reliability engineer) que trabaja con el personal de operaciones y el equipo de mantenimiento para comprender y conducir mejoras en la fiabilidad y la eficacia del mantenimiento de los activos. Estos individuos necesitan entender el estado de los activos críticos del negocio, requieren herramientas para detectar anomalías que podrían resultar en tiempo de inactividad, y así evitar costosas reparaciones innecesarias. El mantenimiento basado en condiciones usa datos de IoT para evaluar la salud de los activos, habilitando el monitoreo y análisis, tanto históricos como en tiempo real para intervenir en el momento adecuado, antes de que los activos sean dados de baja, logrando con ello priorizar y optimizar los recursos. Los programas de mantenimiento preventivo basados en la salud de los activos permiten lograr amplios beneficios: Reducción de los costos de mantenimiento hasta en un 25%. Reducción de las interrupciones imprevistas hasta en un 50%. Reducción del tiempo de inactividad hasta el 50%. Reducción de las reparaciones programadas hasta un 12%. Eliminar hasta el 70% de las averías. Reducción de las inversiones de capital en un 5%. Desde hace años con IBM Maximo se tiene una forma muy simple de hacer el monitoreo de condiciones gracias a capacidades para definir medidores que están asociados con un activo. Éstos pueden ser de tres tipos: los que se acumulan con el tiempo, los que fluctúan hacia arriba y hacia abajo, y los característicos que normalmente se basan en los valores de las inspecciones. Con base en su valor, se pueden definir los niveles de advertencia o acción que generarán automáticamente una orden de trabajo con el plan adecuado. Pero realmente, muchas compañías están solicitando capacidad más allá de un solo valor de datos, están buscando una mayor visión que podría tener en cuenta los valores de múltiples sensores, las tendencias de los datos a lo largo del tiempo, así como un amplio conjunto de información sobre el activo, como su edad, su historia de mantenimiento, el historial de fallas y las órdenes de trabajo abiertas. También, en muchos casos, la información meteorológica histórica relacionada con la ubicación donde el activo está funcionando es un indicador importante. Hoy en día, a medida que los ingenieros de confiabilidad de las compañías se esfuerzan por comprender el estado de sus activos, suelen reunir datos de muchos sistemas diferentes para realizar acciones que permiten mantener el buen funcionamiento de éstos. Considerando las exigencias del mundo moderno IBM Maximo está diseñado para apoyar al ingeniero de confiabilidad y sus retos presentes, por lo que aporta toda la información necesaria en un solo lugar. Está totalmente integrado con Watson IoT Platform y sus capacidades de analítica, además se pueden definir advertencias y notificaciones que apoyen la toma de acciones antes de un posible fallo. La solución también le permite al ingeniero de confiabilidad aprovechar sus conocimientos para definir el cálculo de salud de activos por tipo, así puede incluir una amplia combinación de datos del sensor o cualquier otro dato relacionado al activo. Permite varias vistas de los datos, y proporciona acciones basadas en el contexto para que se puedan obtener resultados óptimos. Esto es útil para tomar decisiones claves sobre la optimización de mantenimiento preventivo, así como cuándo reemplazar un activo. IBM Maximo está totalmente integrado con la plataforma de Watson IoT que es aprovechada para llevar la información de sensores relacionados a equipos. Existen varias formas en que esto se puede hacer; una de ellas es añadir nuevos sensores que son cada vez más baratos. Muchas de las nuevas tecnologías de sensores se agregan a un gateway local y desde allí se pueden proporcionar datos a la plataforma Watson IoT. La otra forma implica que los sistemas existentes como los SCADA o BMS están recopilando información relevante sobre los activos, y se pueden extraer esos datos. Una vez allí, los datos son asociados con los activos de IBM Maximo, y se utiliza analítica de flujo continuo (streaming analytics) para detectar anomalías, y proporcionar almacenamiento y filtrado adicional según sea necesario. Esto permite tener visibilidad e información sobre la salud de los activos, para que se pueda determinar el curso de acción adecuado. Algunos casos de uso: La comprensión de la vibración y la temperatura de una bomba, junto con el historial de mantenimiento, indicará si se debe inspeccionar, realizar mantenimiento de rutina o programar el activo para reemplazarlo. De esta forma, se puede evaluar la opción de menor costo o el momento óptimo. La correlación de las lecturas de alta temperatura de una bomba con el clima actual se puede utilizar para determinar un problema potencial frente al funcionamiento normal dada la temperatura ambiente. El número de veces que un activo ha operado en condiciones climáticas fuera de sus parámetros operativos recomendados (es decir, más de 32 grados Celsius) puede determinar la salud general del activo. La caída (sag) de la línea de transmisión es un factor clave para determinar la salud de la línea eléctrica. La temperatura y la humedad pueden afectarla significativamente. Entendiendo la caída en el contexto del clima histórico para esa ubicación, los ingenieros pueden determinar de manera más efectiva la salud del activo. Existen enormes beneficios para las compañías al aprovechar IBM Maximo. No sólo ayuda a reducir el costo y el impacto de una falla catastrófica, sino que permite a las empresas la oportunidad de reducir su carga de trabajo de mantenimiento. Muchas compañías han acumulado mantenimientos preventivos basados en el calendario hasta el punto en que no tienen el personal para ejecutarlos. Por lo tanto, están gastando horas extras costosas, o difieren trabajos de mantenimiento sin el conocimiento sobre la salud de los activos, lo que plantea un riesgo de confiabilidad. IBM Maximo puede brindar las advertencias tempranas que necesitan, y también les permiten aprovechar los datos asociados con la salud del activo para diferir trabajos de mantenimiento cuando sea apropiado.

Gestión de activos empresariales

22 Marzo, 2017 | Gestión de activos empresariales La gestión de activos empresariales es la práctica que busca gestionar todo el ciclo de vida de los activos físicos de una empresa, con el objetivo de ampliar su vida útil y lograr el mayor rendimiento de los mismos. Existen varias mejores prácticas relacionadas, como lo son la norma PAS 55 que está dirigida a crear un sistema de gestión de activos que combine la estrategia y acción diaria, permitiendo una empresa más eficiente. También tenemos la ISO 55000 que provee los aspectos generales para la gestión de activos y sistemas de gestión de activos (es decir, sistemas de gestión para la gestión de activos). Este artículo pretende ser una introducción a una solución tecnológica que cumple con ambas normas. Beneficios empresariales Una buena cultura de gestión de activos permite mejorar la disponibilidad y confiabilidad de los activos críticos para la operación de cualquier empresa, los sistemas para la gestión de activos apoyan a las compañías en lograr disponibilidad de equipos críticos por encima del 99%. Esto sin duda es fundamental para el objetivo de mantener la compañía siempre productiva. Los costos por mantenimiento pueden bajar hasta en un 50%, y se puede notar una reducción significativa en los procesos de mantenimiento correctivo que son paulatinamente sustituidos por procesos de mantenimiento preventivo. Otro aspecto fundamental es la reducción de costos; se tienen datos públicos de empresas que han logrado reducir en 80% las pérdidas de materiales en inventario y en general reducir sus costos de producción en un 7%. Empresas del sector salud también han logrado bajar el tiempo de atención de pacientes hasta en un 20% luego de implementar buenas prácticas de gestión de activos, permitiendo tener un mejor control de la ubicación de los mismos y logrando un mayor aprovechamiento en el uso de equipos médicos esenciales en la atención del paciente. En resumen, es una disciplina que puede ser usada en cualquier tipo de empresa o industria y su inversión es recuperada en pocos meses. Preguntas clave que todo encargado de TI debe plantearse en la gestión de activos empresariales: ¿Necesita su empresa eliminar aplicaciones dispares y generar eficiencia a través de la estandarización (gestión de todos los activos, servicios, acciones correctivas / preventivas, calibración, etc.)? ¿Necesita su empresa mejorar la agilidad para impulsar el crecimiento? ¿Necesita su empresa un estándar único para los procesos relacionados con el trabajo; una forma común de trabajo? Áreas Clave Una solución de gestión de activos empresariales debe tener como mínimo las siguientes áreas de acción: Gestión del trabajo: soporte a las actividades planeadas y no planeadas del mantenimiento. Una buena solución debe permitir apoyar a la organización desde la solicitud inicial de un trabajo específico (planeado o imprevisto), hasta su completa ejecución y con la capacidad de registrar los diferentes estados del trabajo (ejemplo: ingresado, asignado, en proceso, esperando por repuestos, ejecutado, terminado). Gestión del activo: captura los detalles acerca de la composición del activo, partes de repuesto, rendimiento e historial de trabajo. El soporte tecnológico hoy día ayuda a las compañías en la gestión de todo el ciclo de vida del activo, desde su planificación, adquisición, puesta en marcha, uso, actualización y disposición del mismo al final de su vida útil. Planificación y programación: establece menor costo, mayor utilización en los calendarios de la fuerza de trabajo. Cadena de suministro: planeamiento de demanda, agiliza el proceso de compra y asegura el cumplimiento con los contratos de compra existentes. Salud, seguridad y medio ambiente: permite reducir el riesgo en general, cumplir con las regulaciones vinculantes y generar un espacio de trabajo seguro. Movilidad: mejore la productividad con acceso continuo a los datos en una plataforma abierta y escalable que puede ser usada desde dispositivos móviles. Analítica: planifique la demanda, racionalice compras, maneje de forma inteligente las existencias y saque el máximo provecho a sus datos. Áreas de interés En un estudio  realizado en 2014 entre mil compañías a nivel mundial, las tres preguntas que mayor relevancia tuvieron entre los ejecutivos fueron: ¿Por qué está interesado en la gestión de activos? Las tres respuestas principales están relacionadas con el impacto financiero que la gestión de activos podría tener en sus organizaciones. La primera respuesta fue aumentar la fiabilidad del sistema (77%). Esta respuesta se centra en la necesidad de gastos de capital (CAPEX) en nuevos activos para compensar los activos de bajo rendimiento y gastos operacionales (OPEX), como el mantenimiento de activos, para compensar los activos que funcionan mal. Si una organización utiliza las políticas de gestión de activos, la fiabilidad de los activos tendría un impacto positivo tanto en CAPEX como en OPEX. ¿Qué beneficios espera de la gestión de activos? La primera respuesta fue la reducción de costos en el ciclo de vida. Si se realiza una inversión para desarrollar un proceso formal de gestión de activos, los ejecutivos esperan una reducción en los costes globales del ciclo de vida del activo. Para lograrlo es necesario seguimiento del ciclo de vida de los activos de la empresa. Entonces, las decisiones deben alcanzar optimizar la inversión realizada en cada fase del ciclo de vida del activo. ¿Cuál es el mayor obstáculo que enfrentan las empresas que implementan la gestión de activos? La mayoría de entrevistados respondieron que es la cultura organizacional (40%). Esto indica que muchas empresas tienen las habilidades técnicas para desarrollar e implementar un programa de gestión de activos, pero carecen de la comprensión organizativa para hacerlo. Esto también indica la necesidad de una amplia capacitación para ayudar a los empleados a desarrollar una comprensión clara de la propuesta de valor para la gestión de activos. Además, indica una necesidad de romper los silos organizacionales para que se pueda desarrollar una línea clara de visión. Esto permite a la organización centrarse en obtener el máximo valor de sus activos.