Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

Para innovar en el sector de Servicios Financieros, se requiere partir de las necesidades de los segmentos de clientes, y desde ahí construir modelos de servicio que generen una ventaja competitiva.

Parte importante de la banca entendió la transformación digital como la adquisición de "paquetes" comerciales, nuevos “Core Bancarios”, aplicaciones o plataformas de Banca Digital para mejorar sus canales existentes. Estos paquetes ofrecen Omnicanalidad y rápida implementación, pero pocos han podido materializar estos beneficios por múltiples razones:

  • Los usuarios esperan funciones específicas de acuerdo al canal.
  • Los canales ofrecen capacidades distintas y se requiere adaptar la funcionalidad a las mismas (smartphones, POS, quioscos, IVRs, chatbots, ATMs, Smart Watch, asistentes virtuales, APIs para Fintechs, Contact Center, Corresponsales No Bancarios, redes sociales, entre otros).
  • Diversas generaciones de usuarios perciben y utilizan productos de los bancos en forma muy diferente.
  • Integraciones con los sistemas en el backend y flujos de trabajo se convierten en un proyecto paralelo de mayor complejidad que el proyecto principal.
  • Modificaciones a la aplicación para adaptarla a necesidades específicas son de gran impacto debido a la rigidez de la arquitectura.

Canales que una vez fueron innovadores, como la banca en línea o la banca móvil, hoy día son un commodity. Una vez que estos son resueltos en el mejor de los casos permiten una nivelación con el promedio de la banca, entregando lo que el promedio de clientes requiere. Sin embargo, las Fintech han llegado para agitar el mercado y las necesidades de los clientes.

La rapidez de ideación y despliegue en el mercado, la capacidad de probar nuevos conceptos y de reconstruir un servicio basado en el feedback inmediato de segmentos de clientes, están generando verdadera disrupción e innovación. Y todo esto es posible gracias a que las Fintech no usan un “paquete” sino un lego en constante expansión.

A partir de la influencia de las Fintech y de startups que lograron dominar nichos en forma exponencial, la banca está adaptándose rápidamente y las primeras decisiones que toman sus recientemente creadas unidades de innovación son:

  • Utilizar metodologías ágiles para la creación de nuevos productos, servicios o canales.
  • Conducir procesos de Design Thinking que permiten reducir el ciclo de ideación a producto mínimo viable de meses a días.
  • Selección de plataforma de nube pública para habilitar contenedores, servidores de aplicación, bases de datos, seguridad, APIs, en segundos, en lugar de meses.
  • Seleccionar un toolchain para DevOps, para desarrollo, integración, testing y deployment continuos; reduciendo los tiempos de creación, modificación, e implementación a producción.
  • Utilizar APIs de terceros que agreguen valor en el producto o servicio que se está ideando tales como: reconocimiento de voz, autenticación biométrica, generación de diálogos en lenguaje natural, evaluación de riesgo, procesamiento de pagos, geolocalización, IoT, Streaming, traductor de idiomas, reconocimiento visual, entre miles.

La velocidad de innovación en la banca se ha incrementado con la adopción de los nuevos esquemas de desarrollo, metodologías ágiles, cloud y uso de APIs. Aquellos proyectos de años son cosa del pasado. Se busca la entrega incremental a partir de un producto mínimo viable que puede ser construido en pocas semanas, y la validación constante de la experiencia de los usuarios y su adopción.

Ante este escenario, las aplicaciones de Banca Digital deben replantearse y ajustar su arquitectura y forma de entrega. Deben evolucionar hacia una plataforma 2.0:

  • Implementable sobre nubes públicas (IBM Cloud, Azure, AWS, Google, entre otras) con los mismos niveles de seguridad, o incluso mayores, que los Data Center de los bancos.
  • Basada en componentes independientes o microservicios que ofrezcan funcionalidades integrables como piezas de lego, y que permitan así construir nuevas funciones más complejas.
  • Abierta a integrar APIs de terceros para suplir funcionalidades completas o parciales en una forma transparente.
  • Entregable a través de un toolchain de DevOps que facilite la integración y el deployment continuo a medida que se liberan nuevas funcionalidades o se modifican las actuales.
  • Con mayor foco en la capacidad de construir nuevas funcionalidades rápidamente, partiendo o no de las existentes, aportando sus componentes a una metodología ágil de desarrollo.
  • Con el poder de exponer las funcionalidades a través de cualquier forma de front-end (web, móvil, conversacional, redes sociales, entre muchos otros) o API.

Un recorrido rápido por el catálogo de APIs de IBM Cloud para Financial Services nos muestra cómo un número importante de empresas de desarrollo exponen sus APIs para que puedan ser integradas en cualquier aplicación para Servicios Financieros, desde servicios para “Know Your Customer” (KYC),  Anti Money Laundering (AML), antifraude, contenido según geolocalización, inversiones en bonos, riesgo y cumplimiento, agregación de datos financieros, visualización de analíticos y data histórica, estadísticas de manejo de portafolios de inversión, generación de lenguaje natural, procesamiento de pagos, análisis predictivo de créditos, patrimonio de clientes, monitoreo de riesgo, blockchain entre muchos otros.

Al consultar el roadmap de las plataformas de Banca Digital más reconocidas a escala mundial podemos constatar que algunos ya están tomando una dirección en este sentido. El resto aún está enfocado en entregar una solución para canales ahora tradicionales (banca en línea y banca móvil), con las funcionalidades comunes (consulta de saldos de productos, transferencias y pagos). El éxito futuro de las plataformas dependerá de su capacidad de transformarse para aportar valor en la dirección que los servicios financieros y sus procesos de innovación ya están recorriendo. La transformación digital alcanza incluso las bases y herramientas.


Compartir este artículo
Mejore su experiencia en trabajo remoto con estos 5 beneficios

29 Abril, 2020 | San José – Abril 2020. La pandemia por coronavirus que inició con la nueva década 2020, trajo cambios en el paradigma laboral a nivel mundial, haciendo que las empresas tomaran nuevas medidas para la continuidad de sus operaciones y sustentabilidad de la economía. En la región centroamericana y del Caribe esta coyuntura sanitaria impulsó a los comercios de productos masivos a migrar sus ventas a través del ecosistema digital de la mano del e-comerce; y a las compañías de todo tipo de industrias a implementar el teletrabajo  o trabajo remoto. Aunque son muy pocos datos los que existen de momento en relación al trabajo remoto y que incluya a todos los países de la región de Centroamérica y Caribe, se sabe que el teletrabajo ha aumentado indiscutiblemente. Por ejemplo, Cisco registró 14,000 millones de minutos en llamadas a través de su plataforma Webex y más de 300 millones de usuarios solo en marzo. Esto es más del doble de su uso en un mes normal. América Latina creció 8 veces en el uso de la herramienta.  Como bien se dice, no fue ni el CEO ni el CIO que impulsó la transformación digital, en muchos casos, fue el COVID-19. Esto ha generado que los negocios hayan tenido que permitir, en tiempo récord, que los empleados puedan trabajar de manera remota y que la operación de la empresa pueda continuar. Para ello se han habilitado tecnologías que a lo mejor no habían ni considerado o las veían como futuristas. Con la forma tan repentina en que las empresas optaron por trabajo remoto, se ha dejado entrever que hay que ponerle especial atención a la tecnología esencial con la que deben contar las empresas para garantizarse productividad, seguridad, eficiencia, agilidad e innovación aún estando fuera de la oficina física con el fin de diferenciarnos de la competencia, mantenernos competitivos y brindar una experiencia de gran valor a nuestros clientes  Ante este panorama, muchos expertos afirman que el haber atravesado esa resistencia al cambio por parte de muchas compañías de la región, podría hacer que aún después de superada la emergencia sanitaria, la mayoría de ellas opten por mantener muchas de las herramientas y normas establecidas durante este período. Para GBM, como empresa líder en tecnología de la región, es importante que las compañías que ya están experimentando las bondades del trabajo remoto, se aventuren aún más para dotar a sus empleados de la mejor experiencia en lo que a facilidades tecnológicas se refiere, garantizándose así no solo la continuidad de la operación y migración a la digitalización, sino también una mayor satisfacción de sus clientes internos y externos, de la mano de estos otros beneficios: Productividad: Las compañías deben asegurarse el espacio de trabajo completo para que los colaboradores puedan laborar desde cualquier lugar, en cualquier momento, desde cualquier dispositivo y de forma productiva. Para ello, GBM tiene a disposición desde los equipos básicos como computadoras y laptops, mediante sus servicios de gestión como Smart User, hasta softwares para incrementar la productividad de los equipos de trabajo, entre los que sobresalen Cisco Webex Teams o Microsoft Teams. Seguridad: No importa si se encuentra laborando dentro o fuera de su oficina, el espacio de trabajo debe ser una fortaleza contra las amenazas cibernéticas. Las soluciones de GBM abarcan seguridad en la red, punto final y en la nube. Como representantes regionales de Cisco, GBM ofrece soluciones para teletrabajo que tienen como fin resguardar el activo más importante de su compañía, los datos. Entre ellas se encuentran Umbrella, AMP4 EndPoints y Cisco AnyConnect, todos ellos orientados a brindar conexiones seguras, previendo las posibles amenazas. AppGate es otro de los aliados de GBM, que ofrece soluciones enfocadas en la protección de la red. Esta es una opción para aquellas empresas que han implementado de manera acelerada el trabajo remoto, brindándole seguridad mediante un perímetro definido por software. Por su parte, GBM como representante excluviso de IBM en la región, brinda además servicios de gestión de accesos e identidades para la protección de su organización ante infracciones. Eficiencia: La estrategia del negocio y su ejecución son primordiales para la continuidad de la empresa. Las soluciones en administración remota le permiten tener más tiempo para lo esencial, mientras un equipo técnico de GBM gestiona su tecnología con excelencia y con una disponibilidad 24x7. Este beneficio se logra gracias a las herramientas que GBM pone a disposición de sus clientes para administración 100% remota de sus ambientes de TI, garantizando altos niveles de servicio y disponibilidad. GBM además le apoya en la gestión de SAP, brindando renovación de infraestructura, crecimiento de la capacidad, continuidad de negocio, entre otros apoyos funcionales. Agilidad: En este nuevo normal, las aplicaciones, los sistemas y la información deben estar al alcance de los colaboradores, pero de forma segura. GBM, como líder en nube híbrida de la región, le ofrece toda una gama de soluciones ajustables a todos los presupuestos de las compañías relacionada con nube híbrida, servidores y contenedores. En lo que respecta a servicios en nube, GBM pone a disposición la nube privada o bien, las opciones de IBM Cloud, Microsoft Azure, GBM Cloud o la de su preferencia. Sea cual sea su elección, esto le permitirá que su gestión sea ágil y flexible, con cargas de trabajo y capacidad escalable. Si lo que requiere para complementar la seguridad de su compañía es espacio para resguardar su información, nuestra oferta en infraestructura de servidores también forma parte de este beneficio. Innovación: Para los negocios que quieren diferenciarse de sus competidores y brindar mayor valor a sus clientes, la innovación es crítica. Soluciones de inteligencia artificial, automatización de procesos y asesorías, facilitan su trabajo, optimizan el tiempo y agilizan la toma de decisiones. Las soluciones de GBM en este ámbito son variadas y pueden adaptarse a cualquier sector corporativo. Desde sistemas interactivos en los cuales delegue la gestión operativa, hasta consultorías para entender, prototipar y construir los procesos. Como parte de este beneficio, las soluciones en educación, como cursos y certificaciones, apoyan en la formación de sus colaboradores para el desarrolo de habilidades tanto técnicas como blandas para poder contribuir de mejor manera a la organización. La transformación digital de las empresas ya era una realidad. Esta pandemia solamente vino a acelerar el proceso. Los beneficios enlistados en este artículo, resumen la experiencia que GBM brinda a sus clientes desde el ámbito tecnológico, con el fin de apoyarlas desde la asesoría, la implementación y el seguimiento de sus necesidades de TI en general y específicamente para estos tiempos de teletrabajo.  

¿Cómo sé si mi compañía es apta para implementar Inteligencia Artificial?

29 Abril, 2020 | San José – Abril 2020. Uno de los buscadores de internet más populares de los últimos tiempos, sin duda es Google. ¿Ha visto cómo este predice su búsqueda a partir del momento en que se dispone a escribir cualquier tema que desea buscar? La lógica bajo la cual funciona Google es a partir de la Inteligencia Artificial (AI). AI utiliza análisis predictivo para recomendar búsquedas, que surgen a partir de datos que Google recopila mediante los historiales de búsqueda, ubicación, edad, etc. La Inteligencia Artificial está más presente de lo que se cree en nuestras vidas. El ejemplo anterior es solo una de las variadas aplicaciones de esta tecnología, que nació alrededor de 1950 como parte de la ciencia de datos. La AI tiene como objetivo principal simular la inteligencia humana en las máquinas con la ayuda de acciones programadas, que respondan a la mayor cantidad de escenarios posibles a los que se exponga. Es decir, si queremos ver más allá de esto, el fin que persigue esta ciencia es la de llegar a ser tan autosuficiente, con máquinas que permitan pensar como lo harían lo humanos en términos de capacidad. Dentro de esta tecnología, se encuentran varias disciplinas que funcionan bajo el principio de Inteligencia Artificial. Entre ellas se encuentran: el Machine Learning y el Deep Learning, las cuales buscan utilizar grandes capacidades de datos para encontrar patrones que trabajen con o sin supervisión. A partir de estas disciplinas, es que hoy por hoy las industrias más importantes del mercado están haciendo uso de la AI, diseñando y entrenando máquinas que, alimentadas por la gran cantidad de datos que arroja tanto su operativa interna como externa, puedan automatizar principalmente aquellas acciones que repetitivas. Es así como, desde la perspectiva corporativa, se trata de utilizar la Inteligencia Artificial (AI) para la automatización de tareas, que mejoren los tiempos de respuesta y faciliten la toma de decisiones a partir de los datos. Según el Estudio Global Ejecutivo e Investigación de Inteligencia Artificial del año 2019, 9 de cada 10 líderes de empresas consideran a la Inteligencia Artificial (AI) como una oportunidad nueva para mejorar y optimizar el negocio. En consecuencia con lo anterior, según este mismo estudio, hay un temor latente entre los líderes de las industrias con respecto a que la competencia implemente antes que ellos la Inteligencia Artificial (AI) en sus negocios. Tan solo en el año 2017 este pensamiento estaba presente en el 37% de los empresarios y para el año 2019, el temor crecía a un 45%. Sin duda, lo anterior demuestra una mayor conciencia y preocupación por parte del sector empresarial, en donde se deja ver a la AI como un fuerte componente de la competitividad y elemento decisivo para la sobrevivencia de los negocios en nuestra época. Hoy cualquier empresa, de cualquier tamaño e industria puede beneficiarse del uso de la Inteligencia Artificial. De la mano con la computación y servicios en la nube, es posible construir soluciones de manera rápida y escalable. No obstante, a pesar del temor que corren los tomadores de decisiones de las empresas por quedarse atrás en la implementación de tecnología basada en la Inteligencia Artificial, paradójicamente se enfrentan al desafío de cómo rentabilizar la implementación de AI en sus organizaciones, pues más de un cuarto y casi la mitad de ellas, hacen inversiones significativas en estas soluciones tecnológicas sin notar de inmediato retorno o mejora en la gestión. Para los expertos, esto responde al hecho de que, más que implementar la herramienta per se, debe haber una conciencia de cuáles son los procesos actuales con los que cuenta la compañía y cómo se pueden automatizar. Aunado a eso, la AI no solo supone la solución en sí, sino que busca también empapar, desde la alta gerencia, jefaturas, mandos medios y colaboradores en general, de una cultura corporativa alineada con el pensamiento tecnológico. Para Carlos Portocarrero, Consultor de GBM y experto en AI, las empresas podrían adaptar más de la mitad del porcentaje de su operativa con la Inteligencia Artificial, no solo en compañías de manufactura, sino en industrias de gestiones que generen transacción. Para él, pensar en un alto porcentaje de automatización, aunque si bien es cierto es realizable, conlleva a factores más allá de la tecnología, como por ejemplo: cultura empresarial, resistencia al cambio, que tan avanzada están las organizaciones para tomar decisiones a partir de los datos, contar con procesos claros, definidos y funcionales, así como qué tan impregnada está la Junta Directiva, el C – Level o cualquier tomador de decisión estratégica.   ¿Cómo saber si mi compañía está preparada para implementar la Inteligencia Artificial en sus procesos?   Para Portocarrero, las empresas que deciden implementar Inteligencia Artificial AI, deberán ver esto como una transformación integral, que cruce transversalmente a todas las áreas de la organización y no fijarse en el objetivo único de nada más automatizar. Lo anterior, si se trata de visualizar a la AI en un proyecto grande, pues se puede empezar primero con algo muy pequeño y que genere buenos resultados. ¿Qué significa esto? Primero debe haber un fuerte convencimiento por parte de la alta gerencia, de querer mejorar los procesos de la mano de la tecnología. Seguidamente, deben trabajar cuanto antes de la mano de departamentos como Recursos Humanos y Comunicación Interna, en una estrategia integral de cultura corporativa, que abone el terreno para impregnar en la filosofía organizacional el ADN de la innovación. Lo que sigue después de las acciones anteriores es mapear dentro de la organización todos aquellos procesos que se podrían optimizar y automatizar con la AI. Por último, válgase de los mejores aliados en el mercado que le asesoren, implementen y hagan posible la Inteligencia Artificial en la compañía. Tenga en consideración cuál es el perfil hoy de las compañías que generan valor apoyadas de la Inteligencia Artificial, ya que estas usualmente: Descubren cuáles son los procesos del negocio clave e identifican cómo mejorarlos con IA.  Se involucran en proyectos usualmente riesgosos, que priorizan el aumento del revenue por sobre la reducción de costos.  Unifican la adopción de iniciativas de IA con los esfuerzos de transformación del negocio.  Invierten en talento experto no solo en IA, sino también en datos y cambios de procesos. Reconocen que la IA no es comprender solamente el componente tecnológico. El éxito genuino de la IA depende de la generación de revenue y la inversión de las habilidades de la organización, de utilizar la Inteligencia Artificial de forma transversal.  Adquieren tres objetivos fundamentales: aumento del revenue, eficiencia y reducción de costos. Siguiendo con el perfil, entre las industrias sobresalen tres grandes áreas que las empresas podrían aprovechar para visualizar la Inteligencia Artificial, estas son cadena de valor interna, customer experience y digitalización de productos a través de los servicios. Todas ellas tienen un común denominador: generan registro, es decir base de datos y se basan en transacciones constantes. Justamente, una de las principales industrias que sobresalen en la región centroamericana, corresponden a los centros de contactos o de llamadas. Países como Guatemala y Costa Rica constituyen los principales mercados con más volumen de operaciones  de Contact Center, de acuerdo con el Estudio de Mercado de Contact Center de Centroamérica y México elaborador por la firma Frost and Sullivan. Esta industria de outsourcing se mueve principalmente por el servicio de Customer Experience y por su naturaleza, muchos de sus procesos podrían rentabilizarse de la mano de la Inteligencia Artificial. Solo en este mercado, existen soluciones que podrían automatizarse, mejorarando la experiencia al cliente final, aumentando el rendimiento financiero, disminuyendo el riesgo y creando nuevos modelos de negocio. Con respecto a esto, el Estudio de la firma Frost And Sullivan, menciona dentro de sus recomendaciones que, los Proovedores de Servicio de Contact Center (CCSP por sus siglas en inglés), deben reposicionarse como impulsores de la transformación digital y expertos en la implementación de tecnologías para mejorar procesos. Dentro de este mismo ámbito, el segmento de banca y finanzas podría verse beneficiado con soluciones basadas en AI,entre ellas las gestiones de cobranza de las carteras de clientes, tareas que están en constante generación de transacciones. Para este segmento, GBM como líder en servicios de tecnología de la región, ofrece soluciones tecnológicas en gestión de cobranza, Cognitive Voice Response, Custormer [CP1] Basket Insights, Soluciones internas para RRHH y TI. Estas buscan mejorar la experiencia de los clientes mediante la interacción automática a través de herramientas que simulan la interacción humana, comunicación mediante puntos de contacto como lo son SMA, web, Whatsapp, correo electrónico, redes sociales. GBM, con su expertís en el tema, pone a disposición de sus clientes un enfoque integral para la adopación de inteligencia artificial, bajo el entendido de que no solo se trata de implementar una tecnología. Por medio de diferentes metodologías, áreas de conocimiento y profesionales con experiencia, GBM guía a clientes que se decidan por la AI, a encontrar la ruta para automatizar sus procesos, diseñar soluciones, dar soporte, capacitación y seguimiento a través de todas las etapas que conlleva el implementar Inteligencia Artificial.   El futuro de la AI en las compañías del mundo Cualquier empresa, de cualquier tamaño, en cualquier industria, puede beneficiarse del uso de la Inteligencia Artificial. A partir del insumo principal que necesita la AI, que son los datos, se pueden empezar a construir soluciones. De hecho, la mayor parte de las compañías saben que deben implementar Inteligencia Artificial tarde o temprano. No hacerlo hoy, sería el equivalente a que las empresas de los años noventas no hayan identificado al internet como una catapulta de su productividad. Quienes no se tomen en serio o no consideren la AI relevante tendrán serios problemas de competitividad y servicio al cliente al cabo de los próximos 3 años. Se espera que para el 2021 el 75% de las iniciativas de transformación digital saquen provecho de la AI. Recuerde que la AI no debe ser una estrategia por sí sola, sino una herramienta para alcanzar los objetivos de negocio, alineados con una estrategia global. Es decir, no se inicia con Inteligencia Artificial viendo donde puede ayudar a la estrategia, sino ver en qué parte de la estrategia se necesita soporte y cuál es la mejor forma de proveerlo.   Fuentes: Findings from the 2019 Artificial Intelligence Global Excecutive Study and  Research Project – Winning with AI Estudio Mercado de Contact Center en Centroamérica y México – Frost and Sullivan https://bit.ly/2UFZWaS La Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático – Eureka Blog https://bit.ly/3dwVAf2 

Retos digitales, liderazgo a prueba

27 Mayo, 2019 | La digitalización de los negocios sigue avanzando y con ello, la presión de transformación sobre los líderes de todas las empresas de la región. Cada industria adopta un nombre para esta tendencia, industria 4.0 para manufactura, salud 4.0, Fintech para banca, Suretech para los seguros, no importa como se le nombre, para los líderes la pregunta siempre es la misma, ¿cómo las tecnologías digitales emergentes cambiarán la forma de hacer negocios en nuestra industria? Aunque la pregunta es genuina y hasta justificada, invita a quién la formula y a quién la escucha a pensar que la transformación digital se trata sobre tecnología y que el primero que utilice blockchain, inteligencia artificial o Internet de las cosas, por mencionar algunas tecnologías emergentes, será el que ganará en el mercado, lamentablemente esta lógica no es la correcta ya que la transformación digital no se trata sobre tecnología. Por supuesto, que entre los “ingredientes” a utilizar en una transformación digital están las tecnologías (algunas de ellas emergentes), pero decir que la transformación digital se trata sobre adoptar Internet de las cosas es como decir que el éxito de un restaurante de pasta radica en utilizar un nuevo tipo de tomate. Claro que los ingredientes son importantes pero el éxito de un restaurante radica en la experiencia que la gerencia quiera crear y en los exquisitos platos que su cocina pueda producir; lo mismo pasa con la transformación digital de las empresas y es en este punto donde inician las pruebas del liderazgo en la organización. Lo más difícil para el liderazgo de la empresa es definir una visión y estrategia digital clara en donde se articule, en palabras sencillas (que todos los colaboradores pueden entender), qué áreas del negocio se transformarán y cómo se ve ese estado digital futuro deseado de la empresa, por ejemplo las áreas de servicio al cliente usarán canales digitales (móviles, web) para responder lo más rápido posible las solicitudes de los clientes. Lo anterior puede ser claro de comunicar y tener una visión de negocio de ampliar y mejorar la experiencia del cliente para fidelizar el consumo de productos de la empresa, pero también tiene una probabilidad muy alta de causar miedo entre los colaboradores de perder sus empleos por la digitalización del trabajo con inteligencia artificial. Estos son algunos de los retos que enfrenta el liderazgo al definir una visión y estrategia digital. Las empresas locales aún tienen productos análogos que pagan las cuentas y en este punto es necesario que coexista lo análogo con lo digital mientras se transforman las fuentes de ingreso del negocio. Por ejemplo, una empresa puede tener un producto análogo muy exitoso que es utilizado por una población mayoritariamente baby boomers que su nivel de uso de tecnología es bajo y al mismo tiempo necesita transformar este producto para que sea más consumido por generaciones Z y Millenials. Esta “acrobacia” entre lo análogo y lo digital no es nada fácil y pone a temblar hasta los directores y máster de negocios más experimentados. Este reto lo conocen con mucho dolor los periódicos y las revistas, sin embargo la mayoría de las industrias ya están sintiendo la presión. El reto más grande para el liderazgo de las empresas locales es confiar en el talento interno (los cocineros) de la organización y darles la oportunidad de transformar las operaciones y/o los productos “análogos” a un nuevo estado digital que sorprenda a los clientes. Estos líderes tienen el reto de encontrar la mezcla correcta de capacidades qué van a salir a buscar en proveedores consultivos y tecnológicos y qué capacidades van a darle la oportunidad de desarrollar al talento interno. No hay receta correcta en este punto, dependerá del momento en el tiempo que se encuentre la empresa y de su estrategia digital. Uno de los retos más pesados que enfrentan las empresas de la región centroamericana, es convencer a los directivos más altos de la organización de invertir tiempo, dinero y recursos en iniciativas de innovación digital que experimenten con tecnologías emergentes para optimizar el negocio y crear nuevos productos. A diferencia de empresas grandes (internacionales) que entienden el valor estratégico de invertir un porcentaje de sus ingresos en innovación, las empresas locales todavía encuentran dificultades para justificar inversiones de este tipo y en la mayoría de los casos se debe a las presiones de generar resultados de negocio cada trimestre. Lo anterior, pone una camisa de fuerza a las empresas locales para iniciar su viaje de digitalización. Las iniciativas de innovación necesitan “respirar”, necesitan un tiempo para encontrar las áreas del negocio a impactar y la combinación correcta de tecnologías para generar ese impacto, lo anterior solo se logra con experimentación y luego de encontrar una “receta” correcta es necesario pasar un espacio de adopción de los clientes/usuarios. En todo ese tiempo los beneficios económicos para el negocio son nulos y esto es difícil de defender frente a los directores de las empresas. Otro de los retos que enfrenta el liderazgo es no caer en “el teatro de la innovación” en dónde se hacen eventos como ideathones, hackathons, o se hacen conferencias con “gurús” internacionales que al final del día no generan ningún impacto tangible en el negocio. Estos eventos y actividades pueden ser muy buenos impulsando la transformación digital cuando se alinean con objetivos de negocio claros. El “espejismo” tecnológico es una gran trampa para el liderazgo, ya que las empresas se dejan llevar por la idea que necesitan “adoptar” una tecnología emergente específica (digamos Blockchain) que lidere la transformación digital. Esto no solo es incorrecto desde la perspectiva técnica, ya que ninguna tecnología por sí sola puede crear un producto digital completo que impacte positivamente al negocio, sino que deja de lado la verdadera transformación que está liderada por iniciativas de negocio que crean nuevos productos, interacciones y experiencias digitales que sorprenden a los clientes para generar nuevos ingresos. Aunque pareciera contradictorio el hecho de que las empresas de la región centroamericana sean de un tamaño no tan grande, les entrega una autonomía ideal para experimentar con tecnologías emergentes como inteligencia artificial, cloud, Internet de las cosas y con ello encontrar la receta que permita la mejor combinación para potenciar sus operaciones con las realidades de los mercados donde se encuentran. Esto, sin duda es una oportunidad de las empresas locales para adoptar algunas características de startup y llevar productos innovadores al mercado más rápidamente, incluso compitiendo con ofertas de transnacionales o gigantes tecnológicos. En este punto estimado lector lo invito a reformularse la pregunta del inicio de este artículo de la siguiente forma: ¿cómo debo de cambiar mi negocio para resolver las necesidades que atendemos de nuestros clientes con interacciones y experiencias que los sorprendan utilizando tecnologías digitales? Al final del día la transformación digital no se trata sobre la tecnología, se trata de elevar la conexión humana por  medio de experiencias que aumenten la calidad de vida de los clientes respetando su privacidad digital.



Escribe un comentario