Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

En tecnología, si algo tengo claro es que hay conceptos de moda que pierden su interés rápidamente.Pero esa disminución de atención se puede deber a una de dos razones: que haya sido una tendencia pasajera que nunca llegó a ser nada más que eso, o bien, a que en la actualidad las personas utilizan dicha tecnología como parte intrínseca de sus vidas
y por consiguiente, ya pasó de ser algo que era una novedad a algo necesario. Esto último le está sucediendo a la “nube”. Las empresas utilizan el denominado modelo híbrido, donde aprovechan los beneficios tanto la nube privada para resguardar sus datos de misión crítica, como los de la nube pública para asegurar sus datos no críticos. El cloud es hoy en día un habilitador para otras tecnologías digitales emergentes que son actualmente trendy.

Kubernetes, Microservicios, Dockers, Blockchain, Business API, RPA, Inteligencia Artificial y Analytics son todas tecnologías digitales emergentes. Sin embargo, en el mercado existe mucho desconocimiento de cómo éstas pueden utilizarse para poder innovar en las organizaciones. Y no está de más admitir desconocimiento de una o todas estas herramientas. En la industria de TI tan cambiante no podemos pretender tener el conocimiento de todo. Es por esto, que debemos apoyarnos de otras personas o empresas que puedan acompañarnos durante este proceso de innovación. GBM durante su evento de “Digital Tech Trends” presentó a los asistentes distintos casos de uso de cómo se han logrado implementar con éxito estas tecnologías en diversas compañías e industrias. Sin embargo, también ofrece la “asesoría de innovación digital” para apoyar en la transformación digital de las empresas, mediante tres fases: ideación para reconstruir el viaje del cliente y entender sus puntos de dolor; experimentación para crear un prototipo que resuelva en buena medida la necesidad del cliente analizada en el punto anterior; y, el desarrollo del producto digital donde se pone a prueba el prototipo creado en la última fase.

Lo importante de estas modas y tendencias tecnológicas no es el estar “in” sólo por estarlo, sino conocer cómo cada una de las herramientas que tenemos a nuestra disposición pueden apoyar en el proceso de innovación de nuestra empresa; y, para ello, debemos saber a cuáles apostarles. Es primordial tener clara la estrategia y los objetivos del negocio, así como entender nuestra propuesta de valor frente a los clientes y cómo queremos diferenciarnos de los competidores. Con base en éstas y muchas otras respuestas podremos definir el camino que deseamos tomar y las prioridades en cuanto al desarrollo de productos y servicios, con el fin de establecer una estrategia digital o, mejor dicho, de innovación digital.

Podemos concluir diciendo que en tecnología, un día estás “in” y al siguiente, puedes estar “out”. Sin embargo, a diferencia de la industria de la moda, lo importante no es estar “in”, sino ser lo suficientemente estratégico de saber hacia adónde vamos, cómo hacer para llegar ahí y finalmente que nuestros clientes nos acompañen y disfruten de ese viaje con nosotros.

¡Los invito a #makeITwithGBM!
 


Compartir este artículo

No se encontraron artículos



Escribe un comentario