Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

¿Quién no ha escuchado o leído sobre los ejemplos de Uber, Facebook, Alibaba o Airbnb; las empresas (de taxis, medios, retail y hotelería) más grandes y/o populares del mundo y no poseen activos (vehículos, contenido, inventario, hoteles)? ¿O quién no ha oído hablar sobre Transformación Digital? ¿O sobre la nube o la inteligencia artificial? ¿Y sobre tecnologías emergentes? ¿O de la industria 4.0?

En realidad, muchas veces estos conceptos son parte de un marketing muy bien ejecutado que ha posicionado estas palabras clave (o “keywords”) de una manera muy acertada en la mente de los ejecutivos corporativos. Incluso, puede existir una presión “empresarial” de implementar la última tendencia tecnológica. El cómic de esta edición número 75 de esta revista ejemplifica esta situación de una manera graciosa.

Aunque quisiéramos que nuestra empresa sea el próximo Amazon, Spotify o Instagram por mencionar sólo algunas empresas disruptivas que, con la menor inversión en activos, alcanza gran rentabilidad, debemos aceptar que no todas las compañías están destinadas a serlo.

Nos corresponde a nosotros como profesionales de tecnología ser más asesores y menos vendedores; debemos ser responsables a la hora de recomendar. Y, como empresas clientes, debe prevalecer el entendimiento de nuestro negocio, y el análisis antes que el querer implementar las últimas tendencias tecnológicas sólo porque están de moda.

Por ello, GBM brinda soluciones de tecnología ajustada a la medida de las empresas – sin importar la industria, el presupuesto, el tamaño o el reto tecnológico; esto quiere decir, que debe haber un razonamiento previo sobre el negocio, la industria y el mercado, con el fin de poder ofrecer lo que la empresa requiere y no lo que ésta cree necesitar; siempre con foco en el cliente, quien es el que le da vida a esa compañía. Decía alguien que “sin cliente, no hay empresa”; lo cual es una gran realidad.

Los negocios últimamente están en la búsqueda de la transformación digital. Para mí, la palabra “transformación” está muy mal utilizada, pues ésta implica – ante mi punto de vista – un cambio drástico, casi como aquel que sucede cuando un gusano se convierte en – algo radicalmente distinto que es – una mariposa. Yo prefiero las palabras “innovación digital”. La palabra innovación significa una nueva idea, un pensamiento creativo, una nueva creación. La palabra transformación implica indirectamente que algo en nuestra compañía estaba mal y debemos cambiar; lo cual en la mayoría de las ocasiones no sucede así. Innovación es hacer las cosas distintas con el objetivo de ser disruptivos, retar el estatus quo y crear cosas mejores.

Los invito a ser innovadores, a retar las tendencias que están de moda y a #makeITsmarter. ¡Los invito a #makeITwithGBM!

Compartir este artículo


Escribe un comentario