Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

El ser humano no es multitasking como muchos creen, el cerebro es un procesador de información serial, debe enfocarse en una cosa a la vez para hacerlo bien. Cuando esto se extrapola a los negocios, y se dispersa en tareas que no son su foco de éxito pierde eficacia, cosa que hoy día hace la real diferencia competitiva.

Ser inteligente en el mercado de hoy, se ha convertido en delegar y exigir resultados basados en la confianza de las contrapartes, medidas con las pruebas de sus certificaciones, reportes de rendimiento y percepción del mercado. Para poner un ejemplo: es que la percepción del servicio de un vendedor de eBay va ligada con la calidad y velocidad de las entregas de sus pedidos, de forma que el vendedor debe hacer pocos envíos realizados por él mismo, o delegar en una empresa que empaque y entregue, para lo cual, hace su propia evaluación de proveedores y termina escogiendo los proveedores que cumplan con sus estándares de servicio y diferenciación.

Este mismo fenómeno ha llegado a nuestros Centros de Datos y servicios de TI. Lo que creíamos que era el núcleo de nuestro negocio (el Centro de Datos), ahora se ha convertido en nuestro eslabón más débil y costoso, debido a la economía de escala. De forma similar a lo que sucedió con la primera y tercera revolución industrial, dígase, precio por cantidad que ofrecen los servicios de nube, entendiendo que no estamos hablando solo de hardware y software (que si está en el paquete), sino de todo el conjunto operativo, incluido el personal.

Como en anteriores revoluciones industriales hay múltiples incógnitas, de las cuales se desprenden miedos, resistencias, y atolondramientos. Para ser más específico; los nuevos sistemas de TI, tienden a reducir la necesidad de personal en las empresas, pero al mismo tiempo crean una dependencia alta en el proveedor, en el que recae toda la responsabilidad de entregar un servicio consistente, eficaz y sobre todo, más económico. Todo esto apunta a un pragmatismo de reducción de costos enfocado en una operación más eficiente y por ende más rentable para los accionistas.

El instituto 451 Research ha conducido un estudio sobre cómo las empresas ven su panorama de consumo de servicios cloud; y uno de los grandes hallazgos fue que el 62% de las empresas de las más de 1700 encuestadas están inclinadas a delegar la administración de sus plataformas cloud en una empresa de servicios por tres razones principales: para enfocarse en sus operaciones neurálgicas, maximizar el retorno de inversión y aunque no lo parezca, la garantía de la seguridad de la información. Esto último, apunta según mi criterio a que, el negocio de la empresa que
presta el servicio de nube es vital, ya que su buen desempeño depende la continuidad de la relación, y en el caso de un incidente cual sea, la mayor parte de las penalidades recaerán sobre este tercero, porque es el responsable contractualmente de las plataformas y la información en ellas contenidas.

Para esto, más que seleccionar una solución, se debe escoger un socio que ofrezca:

  1. Ventajas de flexibilidad en términos de localidades para ubicación de servicios por cumplimientos regulatorios, recuperación de desastres regionales, servicios heterogéneos para cubrir el real abanico de necesidades; como por ejemplo IaaS de nube privada o pública, ERP y CRM administrados, servicios  gestionados  de impresión, archivado, respaldos, bases de datos, portales, networking, comunicaciones unificadas, y todo esto con las mejores prácticas y servicios de seguridad de la industria.
  2. SLA (Service Level Agreement) respaldado económicamente, y esto no es soloquesecumplansinotambiénajustarlos para adaptarse a los requerimientos de industria. No es lo mismo el SLA de RTO (Recovery Time Objective) para un banco que para bienes raíces. Esto porque detrás de un RTO hay involucradas muchas soluciones y métodos que pueden encarecer vertiginosamente, pero un socio responsable ofrecerá la solución que se ajuste a los requerimientos de la industria o del cliente mismo.
  3. Condiciones económicas ajustadas al presupuesto, esto es: un contrato de pagos periódicos que minimizan el TCO (Total Cost Ownership) y maximicen el ROI (Return On Invesment) en los plazos estratégicamente trazados por el cliente.

GBM está enfocada en mejorar las condiciones de sus clientes con soluciones acorde a los retos de sus propias industrias. En esta cuarta revolución industrial es vital contar con un líder de mercado que domine los desafíos de la Nube para el beneficio de todos.


Compartir este artículo

Artículos relacionados

Por: Gabriela Hidalgo

25 Junio, 2020

La mudanza a la nube es HOY

Cuando se trata de eficiencia, productividad y ahorro de costos en general, siempre es buen momento. Sin embargo, la situación actual ha obligado a las empresas a hacer “mucho más y más y más con menos”. Las oficinas, que quedaron vacías en colaboradores, siguen llenas de sistemas y herramientas tecnológicas, que no sólo ocupan campo, y con esto implican gastos de mantenimiento y espacio físico, sino que se han visto también difícilmente accesibles por las restricciones de distanciamiento social y el cierre de instalaciones.  Aquellos que habían decidido “moverse a la nube” poseen debido a lo anterior, mayor flexibilidad en el manejo de costos, así como en cuanto a la capacidad y al acceso a la información. Pero para aquellos que aún no han tomado la decisión de “Move to the Cloud”, a continuación, unas razones para hacerlo HOY. 1. Ahorro de costos Sí, aunque suene una frase “cliché” e irreal. Esta eficiencia se da debido a varios factores, como el que se mencionó más arriba del espacio físico; pero también se obtiene debido a la economía que se da en costos de mantenimiento (alquiler, energía, etcétera) y en el costo de los servidores per se. Y, por si fuera poco, también se presentan ahorros en todo lo que implique mantener estos equipos en forma, como por ejemplo los softwares y actualizaciones que haya que instalarle, así como las políticas y la seguridad en general que debe asegurarse. 2. Accesibilidad cuando y desde dónde sea La información está almacenada en la “nube” y, a pesar de que el concepto es algo etéreo, hay que tener claro que es sólo el nombre que los de mercadeo (¡mis geniales colegas!) crearon para referirse a la web para temas de almacenamiento de datos y otros. Por lo tanto, no nos debe asustar. Lo importante es que al estar los archivos y datos guardados de esta forma, con tan solamente poseer una conexión a internet, podremos verlos, revisarlos y actualizarlos desde y cuándo queramos. Esto permite mucha mayor flexibilidad en el acceso para los colaboradores y usuarios de esta información. Además, su gestión es más sencilla pues permite que los colaboradores estén fuera de las oficinas físicas de la compañía y aún así puedan seguir trabajando; lo cual es de gran prioridad en estas épocas que estamos viviendo. 3. Flexibilidad que se ajusta a las necesidades Los servicios de nube tienen la ventaja – se puede decir que por definición – que son flexibles en cuanto a su consumo. Es decir, en este caso el cliente que los adquiere paga solamente por lo que usa. A lo contrario de lo que sucedería si se tienen los servidores en las instalaciones propias; se debe pagar todos los meses una cantidad fija, aunque se utilicen o no. La flexibilidad beneficia en ambos sentidos, si en alguna época se requiere mayor almacenamiento, se puede contratar la cantidad necesaria, o bien si se consumió menos capacidad lo utilizado es lo que se paga/cobra. Es por ello, que decimos que se ajustan a las necesidades de la empresa, y, lo mejor de todo, es que toda esta gestión se hace también de forma remota. 4. Seguridad garantizada Se dice mil y una veces, que la información es el activo más valioso que posee una empresa. El cuidar los datos debe ser una responsabilidad de primer orden. Al contratarse los servicios de nube, el proveedor elegido debe proveer un nivel de seguridad certificado y definir en conjunto los niveles de acuerdo o SLAs (por sus siglas en inglés de Service Level Agreement). Para ello, la identificación de vulnerabilidades, la protección de la información y los lineamientos o políticas que se establezcan deben ser temas que se deben cubrir por parte del proveedor contratado y un dolor de cabeza menos para el negocio. 5. Continuidad del negocio Llueve, truene, ocurra un desastre natural, social o económico, el negocio debe continuar operando. Entre el proveedor y el cliente deben acordar lineamientos o estándares de seguridad y de continuidad, así como establecer opciones de “backup” o respaldo de la información. La instalación y actualización del software y hardware para que los equipos funcionen siempre de manera óptima es responsabilidad de la empresa que brinda los servicios. Por lo tanto, el tener los datos en la nube incrementa notablemente la continuidad y seguridad del negocio, pues los centros de datos de los proveedores están certificados y son construidos para cumplir su objetivo primordial que es cuidar la información de la empresa. No importa si la empresa es grande o pequeña, los servicios de nube se ajustan a las necesidades de cada una, así como a su presupuesto. Además, no se requiere una gran inversión inicial ni de instalaciones físicas donde se guarden los equipos ni profesionales altamente especializados que los instalen y les brinden mantenimiento.   GBM ofrece varios servicios de nube que pueden apoyar a las empresas, como por ejemplo servicios de colocación, de hosting, ambientes virtuales, monitoreo, control remoto, backup, recuperación, entre otros. Se puede brindar una asesoría previa para apoyar y acompañar al negocio a migrar a la nube, así como revisar las soluciones que más se ajusten a su medida. Con la modalidad del trabajo remoto, que se ha hecho imprescindible ante esta situación actual que estamos viviendo, se hace primordial que toda la operación empresarial pueda continuar de manera virtual. Los servicios de nube permiten y facilitan esa continuidad remota, reduciendo además los costos operativos del negocio y ajustándose a las necesidades de la compañía.

Por: Luis Blanco

03 Junio, 2020

No tema en dar el paso a la nube híbrida

San José – junio 2020. La dinámica de los mercados de nuestra época obliga a las empresas a ser más versátiles, con infraestructuras tecnológicas más flexibles, seguras y escalables. Ante este panorama, no hay dudas de que el almacenamiento en la nube llegó para quedarse. Suponemos que, a estas alturas del siglo, ya está familiarizado con este término. No obstante, partiendo del hecho de que todavía habrá personas o líderes de organizaciones que no tienen claro el concepto, lo volvemos a establecer. Las nubes son entornos de las Tecnologías de la Información que extraen, agrupan y comparten recursos escalables con una red. Imagínese así todo un con junto de nodos como computadoras, formando parte de una red, en donde estos dispositivos electrónicos pueden almacenar información, acceder a una misma documentación simultáneamente en el momento y sitio que así lo deseen. Esa disponibilidad sucede, precisamente porque los recursos no están hospedados en servidores específicos de su compañía o discos duros locales, sino que la información se aloja en la red (internet) dándonos esa independencia de acceso en todo momento. Dentro del concepto de nube, sobresale el término Cloud Computing. Aunque algunas personas han llegado a pensar que ambos conceptos implican lo mismo, estas no son tan siquiera tecnologías en sí mismas. Por un lado, las nubes son entornos donde se ejecutan las aplicaciones, mientras que el Cloud Computing es la acción o función que se encarga de ejecutar cierta carga de trabajo en una nube. Finalmente, las tecnologías per se son los sistemas de software y hardware que se utilizan para diseñar y usar las nubes. Teniendo una vez más este refrescamiento de conceptos, es necesario hacer un breve recorrido sobre los diferentes tipos de nubes que hay y cuáles representan hoy un mayor uso en el mercado por parte de las organizaciones. La nube pública La nube pública es un entorno de almacenamiento creado a partir de recursos ajenos al usuario final, que pueden redistribuirse a otros inquilinos. Estos servicios informáticos son ofrecidos por proveedores externos a través de la internet pública, estando disponibles para todo aquel que desee utilizarlos o comprarlos, tal es el caso de IBM Cloud. Estas nubes pueden ahorrar a las empresas grandes gastos relacionados con la compra, administración y mantenimiento de hardware e infraestructura de aplicaciones locales, pues de ello se encargan sus proveedores. La escalabilidad sigue siendo una característica de las nubes. Bajo esta característica, todos los empleados de una empresa pueden usar la misma aplicación desde cualquier oficina o sucursal, con el dispositivo que prefieran siempre y cuando se tenga acceso a internet. La nube privada En términos generales, estas nubes son entornos de almacenamientos diseñados exclusivamente para un usuario final. Esto es, por ejemplo, cuando una empresa realiza la inversión para que se le cree un espacio de alojamiento en la red donde pueda almacenar y consultar información. Esos recursos a su vez podrán ser consultados por sus colaboradores, desde cualquier dispositivo, siempre y cuando estén conectados a internet y dentro de su red física o virtual. Esta modalidad de nube ha empezado a ser utilizadas por las empresas en centros de datos alquilados de otros proveedores que se encuentran fuera de las instalaciones. Todas las nubes se convierten en nubes privadas cuando la estructura de la informática es exclusiva para un solo usuario. La nube híbrida  Si lo que anda buscando es una arquitectura de TI que incorpore las bondades de los dos entornos anteriores, posiblemente la nube híbrida sea su mejor opción. Este entorno de nube se compone de al menos una nube pública y una privada, dos o más nubes privadas, dos o más nubes públicas. La forma en la que funcionan las nubes públicas y privadas siendo parte de una nube híbrida es similar a como lo hacen de forma independiente. Una red de área local, una red de área amplia y una red privada virtual. Las nubes independientes se vuelven híbridas cuando esos entornos se integran y se comunican entre sí, de la forma más sencilla. Aunque todavía hay organizaciones que no se atreven (o se arriesgan) a tener su información dentro de una nube pública, esto por la amenaza que representa para sus datos, la nube híbrida es el paso intermedio ideal para esas compañías. Por un lado, está el centro de datos y la parte más crítica de nuestros procesos protegido y controlado, mientras que por el otro se resuelven el resto de las necesidades con soluciones en la nube pública.  Es importante destacar que los entornos de nube pública y privada que forman la nube híbrida son entidades únicas e individuales. La integración o la parte clave en que ambas se complementan para formar la nube híbrida es mediante una interfaz de programación de aplicaciones, quien se encarga de asignar las cargas de trabajo de una nube pública y una privada. Las ventajas más relevantes de la nube híbrida se derivan de su composición mixta. Hay un mayor control, haciendo que las compañías tomen la decisión de qué información crítica se queda en el ámbito privado y cuál se queda en el público, flexibilidad relacionada con su escalabilidad, así como los recursos que puede aportar la nube pública. También se pueden mencionar la optimización de costes, pagando solo por lo que se usa y la sencillez que implica su migración. ¿Cuándo deberían las empresas plantearse el paso a una nube híbrida? Sí es una realidad que muchas compañías están optando por las nubes híbridas. Los datos han demostrado que este mercado está en crecimiento. Para el año 2015, hace 4 años, más del 85% de los CISOs (Chief Data Security Officers por sus siglas en inglés), afirman que sus empresas están migrando a la nube, según un estudio realizado por IBM.  Bajo esta demanda, el responsable de aquellas compañías que están pensando en migrar a la nube debería plantearse algunas cuestiones antes de optar por esta opción: ¿Para qué y cómo se va a usar la nube pública durante los próximos 2 años? ¿Qué servicios de nube pública utiliza la empresa y cuáles se deben mantener? ¿Qué plataformas locales es necesario conservar? ¿Cómo se integrará la nube híbrida con las cargas de trabajo actuales? A medida que más empresas adoptan los lineamientos de una economía digital, se ha generado una fuerte demanda por parte de Directores de Tecnología (CTO’s) por estar en la nube. Ante este panorama, los entornos de una nube híbrida les permite acelerar el proceso de innovación para satisfacer las nuevas necesidades del negocio. De acuerdo con Joe Peterson, Vicepresidente de Cloud Services de Clarify360, las empresas que aún tienen temor de colocar su información en la nube, perfectamente pueden hacer un clasificación de la información más sensible del negocio y aquella que si bien le pertenece, no implicaría mayor daño en caso de ser consultada por terceros. Ante esa situación, la nube híbrida es la solución ideal. Las empresas por ejemplo podrían tener su portal web, donde los clientes ven información sobre sus horarios de atención y ubicación de oficinas. Este portal bien podría entrar en la nube pública, pero cualquier otra información asociada a datos del cliente, realización de transacciones, acceso a registro médico requeriría de un entorno seguro. De ahí que, la organización puede segmentar este acceso a datos, asignando diferentes direcciones, según la seguridad de asociados, es esto justamente lo maravilloso de los entornos híbridos.     Fuentes:  Concepto de nube – Red Hat https://www.redhat.com/es/topics/cloud Concepto de nube pública – Microsoft Azure https://azure.microsoft.com/es-es/overview/what-is-a-public-cloud/ IBM Blog Latinoamérica – La nube híbrida en una mentalidad de transformación digital https://ibm.co/2UPFhS7  

Por: Dianna Rodríguez

27 Mayo, 2019

GBM y Lenovo, la mejor alianza para el Centro de Datos

Recientemente, Lenovo presentó una nueva familia de servidores Lenovo con la nueva generación de procesadores Intel. Dentro de los factores novedosos destacan los procesadores escalables Intel Xeon de próxima generación (soporte a 56 cores), la memoria persistente Intel Optane DC, las unidades SSD Intel, las FPGA Intel Agilex y las tecnologías Ethernet que permiten el movimiento acelerado, el almacenamiento y el procesamiento de los datos del mundo; esto abarca 15 servidores ftinkSystem de Lenovo y cinco soluciones ftinkAgile (incluye soluciones definidas por software) que ahora funcionan con procesadores escalables Intel® Xeon® de segunda generación. Las soluciones de Lenovo también cuentan con la innovadora memoria persistente Intel® Optane™ DC, que incluye el primer servidor de ocho sockets de la industria con tecnología Optane, y 96 módulos DIMM en un solo rack de 4U, procesador y cargas de trabajo de gran importancia para la memoria, como las bases de datos en memoria, grandes bases de datos transaccionales, análisis de información en tiempo real, ERP, CRM y cargas de trabajo de servidores virtualizados. Lenovo ThinkShield incluido en las soluciones de Centros de Datos, extendiendo la seguridad a todas las dimensiones de los productos de centros de datos, desde el desarrollo hasta la cadena de suministro y durante todo el ciclo de vida del dispositivo.   De acuerdo con Information Technology Intelligence Consulting (ITIC) para marzo del presente año, los servidores Lenovo con procesadores Intel cuentan con el número 1 de confiabilidad por sexto año consecutivo. Esto quiere decir, que tuvieron el mejor tiempo de inactividad no planificado mayor a cuatro horas por plataforma de servidor, por motivos de problemas de hardware o sus componentes. En términos de soluciones es importante resaltar que Martin Heisig, Vicepresidente Senior de SAP Cloud Infrastructure Services dice: “Lenovo es la plataforma que hemos elegido para ejecutar nuestro sistema ERP interno porque es muy fiable y estable.” Actualmente Lenovo cuenta con 121 benchmarks de récords mundiales alcanzados, 117 de éstos se deben a la nueva línea de servidores ftinkSystem. Los resultados actuales son un excelente testimonio de la innovación y diseño tecnológico del servidor X6. Este rendimiento excepcional se logra con sistemas que van desde un procesador a ocho procesadores y una variedad de cargas de trabajo que van desde Big Data hasta virtualización de infraestructura. Estos resultados de rendimiento no solo demuestran la capacidad para mejorar continuamente, sino que refuerzan el compromiso de Lenovo de crear una innovación centrada en los Centros de Datos que impulsa un valor empresarial atractivo para los clientes y sus más exigentes aplicaciones y cargas de trabajo. GBM se diferencia por ofrecerle a las empresas el servidor Lenovo que se ajusta a sus necesidades, con servicios gestionados que brindan más eficiencia a los recursos utilizados, la eficacia de los procesos y el incremento de la productividad de su negocio. Los clientes tienen la opción de adquirir el servicio SmartOps que integra una mesa de servicio, centro de monitoreo y el Centro de Excelencia que pondrá a su alcance un grupo de ingenieros especializados, de manera remota, para la solución asociada al sistema operativo del servidor. De esta forma se puede garantizar la calidad, incorporar las mejores prácticas de gestión y asegurar la calidad de las arquitecturas. Así mismo, se puede incorporar SmartBackup, este servicio permite la administración y  el manejo de respaldos de información estructurada y no estructurada de forma simple, segura y escalable en una plataforma centralizada de respaldos ubicada en el Cloud de GBM.



Escribe un comentario