Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio, es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en tu navegador web .

Cada 4 años el mundo profesional compite con el mundo personal de todos los aficionados al fútbol y hasta de los que no lo son, pero que se convierten en seguidores para esta época. Y es que al menos que uno sea jugador de fútbol, entrenador o tenga algo que ver directamente con ese planeta, no le queda nada más que disfutar como espectador de los partidos del Mundial de Fútbol.

Los negocios continúan, pero de un modo un poco a veces más ameno, como cuando gana nuestro equipo favorito o cuando sabemos ser buenos perdedores; a veces más lento, como cuando la persona que requerimos que nos colabore para algo específico está viendo algún partido; y no la vamos a buscar urgentemente, pues nos va a atender de mala  gana.

Además, el “mundial de fútbol se respeta”. Es una “fiesta” como lo han denominado muchos, que dura tan sólo un mes y sucede tan sólo una vez cada 4 años; por lo que se honra y se disfruta como debe ser.

Pero entonces, ¿qué tienen que ver las tecnologías de información (o las TI) con el fútbol? Me gustaría pensar que - además de ser una forma de llamar la atención hacia los lectores de esta revista para que lean aunque sea este artículo explicando el por qué de la portada y la pregunta – ambas tienen mucho que ver y les voy a explicar a continuación.

El mundial de fútbol no podría ser lo que es hoy en día sin la tecnología. Imagínense qué sucedería si los partidos no se pudieran transmitir, y la única forma de mirarlos sea yendo al estadio. El mundial no existiría – o no se le llamaría “mundial”, sino ¿”local”? O bien, si la mayoría de hogares no contaran con señal (de cable) para poder ver la transmisión de los partidos. El mundial no sería tan popular. O por ejemplo, si los servidores que soportan toda la información o los datos que viajan desde Rusia (en este caso) hasta sus países y hogares no fueran tan robustos y, por lo tanto, la señal se cayera a cada rato. El mundial sería una historia que nos contarían los que sí lo lograron very un fracaso para los que no. O si la internet no existiera y los que no tenemos acceso al momento de los partidos a un televisor, no pudieramos verlos. El mundial perdería espectadores.

O bien si no contáramos con llamadas telefónicas, mecanismos digitales para chatear, videollamadas, redes sociales   o   cualquier otro mecanismo en tiempo real para comunicarnos con personas físicamente lejos de nosotros. El mundial no sería tan comentado. O si no existieran apps y herramientas que nos ayudaran a crear videos, memes, fotos retocadas, selfies, gifs y animaciones. El mundial no sería tan divertido. O si la empresas no contaran con los anuncios en TV, los banners digitales, las quinielas o pollas digitales, los juegos y estrategias en general para hacer que sus clientes participen de sus campañas con sabor a fútbol u otras formas de hacer publicidad. El mundial no sería tan negocio como lo es hoy en día.

Recientemente para una campaña de mercadeo que lanzamos en nuestra empresa, el proveedor contratado nos falló al no haber estado listo de la cantidad de personas que iban a utilizar la herramienta y no tener los servidores preparados para almacenar y manejar tanta información y datos como los que realmente hubo. Por lo tanto, los usuarios sufrieron y cabe más decir que al proveedor se le llamó la atención por no haber cumplido como debía ser. Y estoy segura que esto no sucede únicamente en mercadeo, sino también en cualquiera de los departamentos en que laboramos. En finanzas, no me podría imaginar cómo harían un cierre contable si se les cae el sistema o si tienen uno tipo “legacy” (me encanta esta palabra) o uno – de los que yo denomino “lentus” (¿tengo que explicar por qué lo llamo así?). Y si los tomadores de decisión no pudieran contar con los análisis de información de manera ágil y oportuna, ¿qué tan certeras y a tiempo serían sus decisiones entonces? En fin, muchas formas para decir lo mismo: las TI nos facilitan nuestra labor en cualquier ámbito en el que laboremos y, me gustaría pensar que también hacen que nos acerquemos más unos a otros (aunque sea digital o virtualmente). Pero regresando al tema inicial. El mundial de fútbol tiene todo que ver con la TI.

Y como diría un comentarista deportivo: “¡vaaaaaamoooooos al fúúúúúúúúúúútboooooool!” o en este caso, “¡volvaaaaaaaaaamoooooooooos al fúúúúúúúúúúútboooooool!”

Sin ella, no sería lo mismo. Yo soy de las que opino que se debería introducir más tecnología en el este deporte. Por ejemplo, mi descendencia alemana no me deja vivir con la consciencia tranquila de que un gol realmente no fue un gol y que tal o cual equipo por lo tanto no se merecía ganar. Es por esto que yo sí estoy a favor del VAR o el videoarbitraje por sus siglas en ingés de “video assistant referee”. Todo un tema por discutir, lo sé, pero para mí eso de que le quita “dinamismo” al juego no tiene tanta validez en este punto si se trata de la definición de un resultado importante. ¿Y por qué no, introducir tecnología en los entrenamientos de los jugadores para que mediante análisis de comportamientos podamos entender cuáles son las oportunidades de mejora de cada uno de ellos, y así entonces poder personalizar el entrenamiento o “individualizarlo”?

¿Muy futurista? No, para nada. El “SAP Sports One” es la primera solución para deportes en la nube potenciada por la plataforma SAP HANA, que gestiona los datos de los jugadores y administra la información para comprender mejor y optimizar el desempeño competitivo de los atletas. ¿Y qué me dicen del “Hawk-Eye” u ojo del halcón que mediante una red de cámaras de alta resolución situadas en diversos puntos del estadio y que siguen la trayectoria del balón en todo momento, la tecnología pueda restarle dinamismo a este deporte o que le puede hacer perder el interés de los espectadores. En las primeras fases de la tecnologia, cuando se está introduciendo, siempre existe un acople al trabajo que se le haya colocado realizar. Es decir, siempre hay campo para la mejora, principalmente en cuanto a respuesta de tiempo se refiere.

Hoy en día, la tecnología está presente en muchos deportes: en el tenis cuando el “ojo del halcón” nos muestra si la bola entró o no; en el baloncesto cuando los árbitros deben decidir si el útlimo tiro estaba dentro del tiempo o no; y ¿qué me dicen del fútbol americano?, no conozco un deporte que utilice más la tecnología que ése. Entonces, ¿será que sólo porque no seguiríamos hablando de la mano de Dios de Maradona – al habérsele anulado el gol – que debemos estar en contra de incluir más tecnología en el fúbol? A mi parecer no.

Entonces, ¿mundial de fútbol o TI? Ambos. No hay uno sin el otro. En GBM, compañía de la industria de las tecnologías de la información, se ha especializado en apoyar a las empresas en todas las necesidades que tengan con respecto a TI. No importa si se trata de un producto, de un servicio o de personalizar una oferta tecnológicaoportunidades en las que la tecnología les puede apoyar y mejorar sus procesos y su forma de hacer negocios para entregar mayor valor y experiencia a sus clientes. Pero no confíen únicamente en mi palabra y compruébenlo. Me avisan cómo les fue.

Entonces, ¿mundial de fútbol o TI? Ambos. No hay uno sin el otro. En GBM, compañía de la industria de las tecnologías de la información, se ha especializado en apoyar a las empresas en todas las necesidades que tengan con respecto a TI. No importa si se trata de un producto, de un servicio o de personalizar una oferta tecnológica oportunidades en las que la tecnología les puede apoyar y mejorar sus procesos y su forma de hacer negocios para entregar mayor valor y experiencia a sus clientes. Pero no confíen únicamente en mi palabra y compruébenlo. Me avisan cómo les fue.

“¡Que viva el fútbol y que gane el mejor – ojalá que sea mi favorito que nos les voy a decir quién es!”

 


Compartir este artículo
Smart IT - a GBM Summit

22 Enero, 2019 | “Ideas que impulsan los negocios. Tecnología creando valor e innovación”. En la actualidad, no procede hablar de tecnologías sólo por hablar de ellas. Hoy en día, “tecnología” no se refiere únicamente a la infraestructura, el software, las aplicaciones y los sistemas, sino que es un concepto bastante más amplio. Actualmente, hay avances tecnológicos todos los días; y la tecnología es hoy parte importante de la estrategia integral de la empresa. Sin embargo, no es suficiente mostrar la última tendencia. Lo que verdaderamente importa es descubrir aquellas ideas que cambian, en mayor o menor medida, nuestra forma de vivir e interactuar.  En el año 3,000 antes de Cristo se creó el ábaco en Babilonia. Fue hasta más de 4,500 años después que se inventó la primera calculadora mecánica. Alrededor de 300 años después nació la primera computadora y 40 años después la computadora portátil. Este ejemplo, tiene dos significados importantes. El primero, tiene que ver con la reducción en tiempo que demoran las innovaciones, que son cada día más aceleradas; lo que antes tardaba cientos de años en crearse, hoy en día demora mucho menos. Este hecho es conocido como “exponencialismo” (o exponentialism en inglés), concepto usado para describir la idea de que las innovaciones están evolucionando actualmente explosivamente y aumentando el cambio en la sociedad como nunca. El segundo significado, se refiere a la importancia que tiene la tecnología detrás de estas invenciones, propiciando no sólo la reducción en el tiempo de innovación, sino en los costos de producción, en el tamaño de los dispositivos (e.g. pasar de una computadora que ocupa casi un cuarto completo a una portátil de 3 libras), así como la automatización y la eficiencia en los trabajos.  Continuando con un poco más de historia, en el año 3,500 antes de Cristo se creó la rueda, y con ésta, el primer medio de transporte. Más de 5,000 años después se inventó el primer automóvil. Alrededor de 240 años después, Uber revolucionó la era del transporte. Y, un par de años después, el vehículo de conducción automática (o “self driving vehicle”) fue una realidad y estremeció nuevamente la industria. Hablar solamente de innovación ya no es suficiente. Las empresas buscan constantemente innovar y aunque no es sencillo hacerlo, ya no se busca sólo crear un producto o servicio, sino hacerlo de modo que éste cambie radicalmente el mundo de las personas y de los negocios. Hoy en día, una palabra de moda es “disrupción” y con ésta, las tecnologías disruptivas. Porque actualmente lo que sobrevive y se impone en el mercado son aquellas ideas que fundamentalmente modifican y evolucionan nuestro mundo.   La comercialización y la adopción de la tecnología ha pasado de ser una venta de producto únicamente, al que luego se le fueron agregando algunos servicios básicos como la instalación, el mantenimiento y el soporte. Hasta hoy en día, donde se ofrecen productos como un servicio, o lo que se conoce en otras industrias como "leasing" o alquiler. También están los servicios de nube, los de administración remota, de personal en sitio, entre muchos otros y casi cualquier servicio de TI que uno se pueda imaginar y que curiosamente en la industria y en nuestra región muchas veces desconocemos sus beneficios.  ​Smart IT es el nombre que hemos asignado al portafolio de servicios de tecnología de GBM y ahora al evento a realizarse en Costa Rica y Panamá, que refleja y celebra esta evolución de TI, así como que se referirá a las tendencias que revolucionan nuestro mundo empresarial y que generarán cambios que nos van a permitir enfocarnos más en la estrategia y en la innovación de nuestros negocios, al contar con herramientas tecnológicas que nos apoyen adecuadamente en nuestras labores diarias, así como en la toma de decisiones.  GBM es una empresa integradora de tecnología, y como tal, nos enfocamos en ofrecer la óptima solución de TI que se ajuste a la medida de nuestros clientes, enfocándonos en sus necesidades y en su presupuesto. Como empresa integradora, nos enorgullece contar con el apoyo de varios reconocidos y excelentes aliados, como lo son IBM, Cisco, Lenovo, Microsoft, Nutanix, VMware, entre otros, que estarán apoyándonos durante el evento Smart IT, ya sea como conferencistas o bien, dispuestos a que los asistentes puedan abordarlos con preguntas. La agenda de este evento es bastante variada tanto en contenido como en formato. Por ejemplo, tendremos charlas tipo plenarias, pero también 9 breakout sessions, un espacio de networking, y además estaremos incursionando en un espacio para reuniones de 30 minutos, donde los asistentes podrán reunirse con cualquiera de los conferencistas o de los especialistas tanto de GBM como de nuestras empresas aliadas. Contaremos con una conferencia de IDC, la empresa de investigación, que mostrará las tendencias de tecnología para este 2019, y comentará sobre el rol de los CIOs. Sin embargo, el evento además de contar con un contenido de gran valor y calidad acerca de temas actuales y de tendencia de tecnología; no es únicamente de una sola vía, en que se exponen los temas solamente. Sino que se tendrá un espacio de 3 horas para realizar networking y para reuniones uno a uno entre los asistentes que lo deseen y los diferentes speakers y representantes de nuestros partners. Es un evento que convocará una audiencia interesada en conocer las novedades de la industria de TI y la que desee actualizarse en las nuevas herramientas, metodologías y tendencias que trae la tecnología al mundo empresarial. El evento Smart IT quiere invitarles a conocer, entender e implementar las nuevas tendencias en tecnología para la innovación de sus negocios. Es el evento que: Reunirá las mejores ideas que, a través de la tecnología, cambian el mundo de los negocios. Dará a los participantes la oportunidad tanto de entender las megatendencias como de explorar y adentrarse en temas específicos. Así, cada persona creará su propia experiencia. Generará un punto de contacto entre tomadores de decisión y las soluciones tecnológicas a sus retos empresariales más apremiantes. Aprenderá a optimizar sus recursos, y así aprovechar al máximo su tiempo para la estrategia e innovación de su negocio. Será el lugar propicio para que los ejecutivos de altas gerencias puedan intercambiar experiencias, socializar y compartir tiempo de esparcimiento. Permitirá escuchar y compartir con speakers de primer nivel que hablarán sobre tendencias empresariales, el rol de la tecnología en los negocios y su visión de futuro. Facilitará compartir experiencias con líderes de industria, colegas y ejecutivos de distintas empresas. Smart IT se realizará a partir de las 9 de la mañana y hasta las 6 de la tarde el jueves 7 de marzo en el Hotel Crowne Plaza Corobicí en Costa Rica y el jueves 21 de marzo en el Hotel W en Panamá. Smart IT se referirá a las tendencias que revolucionarán nuestro mundo empresarial y que generarán cambios al contar con herramientas tecnológicas que nos apoyen adecuadamente en nuestras labores diarias y en la toma de decisiones, y así nos permitirán enfocarnos más en la estrategia y en la innovación de nuestros negocios.   Para más información y confirmar su asistencia, pueden adquirir sus entradas en www.gbm.net/smartit ¡Los esperamos el 7 de marzo en CR y el 21 en Panamá! Nos vemos.

¡Resoluciones 2019: en sus marcas, listos, y a ejecutarlas!

04 Enero, 2019 | ¿Propósitos de año nuevo? ¿Intenciones? Estas palabras tienen en su significado intrínseco un “voy a tratar” que no me parece adecuado para este blog ni para este año. ¿Resolución? Sí, mejor. Implica que se ha tomado una decisión para el futuro (próximo) y que, por consiguiente, se estará llevando a cabo una acción para ejecutarla.  Ésta fue la cuarta ocasión en que de manera casi como un ritual, me senté a pensar, antes de que finalizara el 2018, en lo que quiero lograr en el siguiente año. Y, al final de esta actividad, obtuve como resultado un documento donde están plasmadas mis metas. ¿Alguno de ustedes hace lo mismo? ¿Cómo lo hacen? Anteriormente, solía llevar a cabo este proceso, pero de una manera bastante informal y sin que quedara anotado. Solamente pensaba en lo que quería y lo guardaba en mi memoria. Nada más. Sin embargo, he aprendido que, si no queda por escrito, no sirve. El documento en sí es de suma importancia, pues se trata de una especie de contrato con uno mismo. Aunque no tenga firma. Ah, y mejor aún si está escrito en “puño y letra”.  Como todo en la vida, lo que se practica se mejora y por eso considero que hoy puedo brindarles algunos consejos para apoyarlos en la documentación de estas intenciones:   Momento: elegir un tiempo y lugar en el que podamos estar solos, y sin muchas distracciones. Aunque no me malentiendan, yo soy de las que estudiaba con música y para este tipo de actividades también está presente. Depende de cada quién cómo nos concentramos e inspiramos mejor. Lienzo en blanco: comenzar sobre una nueva página a realizar una lluvia de ideas de lo que quisiéramos lograr en nuestras vidas y anotarlas, sin importar si es algo a corto, mediano o largo plazo. Esta sesión de brainstorming consiste en anotar todos aquellos anhelos y metas por cumplir en nuestra vida, sin importar los prejuicios o las barreras que pensemos que pueda haber, como por ejemplo la insuficiencia de tiempo, de dinero, o por ser algo que requiera de terceras personas, o que requiera trasladarnos físicamente a otro lugar alejado, o porque sea muy difícil de conseguir, etc. No importa si es algo que nos pueda parecer ridículo en ese momento. Es importante para nuestro autoconocimiento, el entender cuáles son nuestros anhelos y nuestras metas por cumplir en la vida, pues al tenerlo claro, muchos de los pasos que demos nos llevarán eventualmente hacia esa dirección.   Organizar: separar las ideas por categorías, donde éstas pueden ser metas profesionales, personales, educativas, familiares, deportivas, etc. En esta organización, también se toma en cuenta el período, pues se deben ordenar por aquéllas que sí se pueden completar en el siguiente año, las que sólo se iniciarán, pero no finalizarán y las que aún no se pueden ni siquiera comenzar.   Arte: como último punto, recomiendo utilizar un poco de nuestra creatividad y acomodar las metas para el siguiente año de tal manera que se vean visualmente atractivas y/o que se nos hagan fáciles de recordar.  Este año, siguiendo mis recomendaciones anteriores, al quedarme sola en casa, lo cual les aseguro que sucede poco, logré hacer mi sesión de lluvia de ideas y plasmar una serie de resoluciones para este 2019.  Antes de mostrarles cómo quedó, y sin revelar muchos detalles personales, les comento que, después de una sesión de lluvia de ideas de calidad, las categorías que elegí para este año las considero bastante poderosas porque a pesar de ser simplemente tres, tienen mucho significado por sí mismas; y éstas son: Ser, Aprender y Crecer.  La primera es el “Ser” y se refiere en lo que nos vamos a enfocar a más corto plazo y que se va a ejecutar más repetitivamente durante el mes. Por ejemplo, planes de ejercicio, de alimentación, rutinas familiares (e.g. leer equis cantidad de tiempo con nuestros hijos al día o a la semana) y profesionales (por ejemplo, dedicar equis espacio diario o semanal a actividades estratégicas o de planeación en nuestros trabajos). La segunda categoría es el “Aprender” y significa aquellos tópicos que debamos reforzar a nivel educativo, como por ejemplo mediante la lectura, los cursos virtuales o físicos, los podcasts, etc. Se enfoca en temas que nos van a aportar conocimiento para la siguiente categoría o etapa, y que, por lo tanto, debemos tener clara la visión de hacia adónde vamos y qué queremos lograr a más largo plazo. Por último, la tercera categoría es el “Crecer” y se refiere a las metas personales y profesionales que hemos querido comenzar pero que por alguna razón (entre la más probable es el miedo) las hemos aplazado. Desde escribir un blog, desarrollar una aplicación o crear un negocio propio hasta tocar un instrumento. Son las metas a largo plazo, para las cuales hay que trabajar un plan más consciente y detallado sobre los pasos que hay que llevar a cabo para lograr concretar en algún momento (ojo que puede durar más de un año) estos objetivos. Es importante que, en cada una de las categorías, coloquemos las resoluciones y anotemos a su lado un KPI, que se convertirá en nuestra meta a corto plazo; por ejemplo, cuánto tiempo vamos a dedicarle al ejercicio o a leer, cuántos cursos vamos a llevar, cuántas horas vamos a invertir en etc.  Y por último, como consejo, recomiendo definir “To-do´s” para tener claro en lo que tenemos que enfocarnos. Por ejemplo, si decidimos llevar un curso de Marketing Digital en línea, un pendiente sería el tomar la decisión de cuál curso es el que estaríamos cursando; o bien, si decidimos correr una maratón, debemos decidir cuál; etc. Les adjunto un ejemplo de como puede lucir este documento. Sin embargo, cabe resaltar que al ser un ejemplo, aún faltan más categorías a incluir y más metas a cumplir. No lo compliquen mucho, pues entre más simple, más fácil de seguir el plan trazado. ¡Muchos éxitos!      Ahora sí, viene lo más complicado: la ejecución. Y no me refiero a la realización de este documento, sino al cumplimiento de estas resoluciones. ¿Quién se atreve? En el peor de los casos, algo habremos logrado aprender o alcanzar.  ¿Nos hablamos en un año para conocer cómo nos fue? Let´s #makeIT !!!

Aprendizaje en equipos de desarrollo de software desde la perspectiva del cliente

20 Julio, 2018 | Este tema puede ser  abordado desde diferentes perspectivas, sin embargo, considero importante desarrollarlo desde la óptica de nuestros clientes ya que en la actualidad todo negocio tiene altos componentes de desarrollo de software; es decir, casi todos los negocios al final son negocios de software. Por tal razón, cada entrega debe generar valor y para ello es necesario alinear la creatividad, la capacidad de aprender rápida y eficazmente a una estrategia clara, la cual asegure un negocio sustentable y un cliente satisfecho. Para lograr esto, es necesario tener claro que aprender es un proceso continuo que requiere de entrenamiento para desarrollar una cultura de constante adquisición, capitalización y desarrollo de nuevo conocimiento, así como generar valor a los clientes a partir de lo que se haga con lo que se  aprende. Esto permite a la organización ser más atractiva para capital de inversión y por tanto generar crecimiento. Sin embargo, así como se deben desarrollar capacidades para aprender se deben también desarrollar capacidades para desaprender, identificar qué cosas se deben cambiar o dejar ir con el fin de estar preparados para hacer frente a los retos actuales y futuros. Si bien es cierto que el aprendizaje es fundamental, es sustancial recordar que es durante la estrategia cuando se debe definir el qué, porqué y para qué el equipo debe aprender. Cómo y cuándo son parte de la táctica y la operación. Así mismo son diferentes actores quienes deben dar respuesta a cada una de estas preguntas. A continuación, veremos más a detalle cada una de ellas. ¿Qué se debe aprender? Esto se puede responder en tres partes.  Aprender a conocer de manera proactiva y anticipada la necesidad del cliente o voz del cliente (VOC1), un equipo de desarrollo de software primeramente ocupa conocer qué necesita realmente su cliente.  Uno de los principios de Lean Software Development (LSD) es amplificar el conocimiento, el cual tiene como objetivo incrementar las habilidades de aprender rápida y efectivamente. Sin embargo, desarrollar productos o soluciones sin un enfoque en las necesidades de nuestros usuarios o clientes. ¿Qué sentido tiene? Por esta razón es necesario hacer uso de múltiples técnicas de ingeniería de requerimientos, inception, desing thinking, sig sigma, lean start up, entre otras. Sin embargo, indiferentemente de la técnica que se use, es vital que la necesidad y soluciones propuestas sean medibles en términos de ROI, retención o atracción de nuevos clientes, riesgo y capacidad operativa. Es decir, ¿se cuenta con las capacidades para desarrollar esta solución o no?  Si no se cuenta con estas capacidades, es necesario aprender técnicas, metodologías y estilos de pensamiento (cultura) para descubrir las necesidades de nuestros clientes. Esto aplica a todos los niveles de la estructura del ciclo de vida de desarrollo de software. Aprender a desarrollar conocimiento rápida y eficazmente. Es necesario aprender a “aprender”, desarrollar capacidades de aprendizaje constante y efectivo, es decir capacitarse en métodos y herramientas para acelerar el proceso de aprendizaje complementado por el trabajo o práctica de campo. Lamentablemente muchos sistemas educativos no han desarrollado esta importante habilidad. Sin embargo, si se quiere responder rápidamente a los constantes cambios tecnológicos debemos desarrollar estrategias que permitan contar con estas capacidades dentro de las organizaciones. Aprender a liderar y gestionar ágilmente. Diseñar, implementar y aprender a vivir (modelar lo aprendido) una cultura de aprendizaje constante, que permita tener una ventaja con respecto a nuestros competidores. Que motive, desarrolle el pensamiento creativo y crítico, y que democratice la innovación y la creatividad tanto individual como grupal. Aprender a gestionar un inventario de capacidades operativas que permitan proponer las soluciones de hoy y mañana, así como minimizar el riesgo técnico con el fin de brindar un producto de calidad.   Es necesario establecer procesos de inversión y capitalización de conocimiento desde la estrategia de manera que se pueda contar con bancos de conocimiento tanto dentro como fuera de la organización para poder responder de manera constante a las nuevas necesidades. Aprender a trabajar eficaz y eficientemente con otros equipos tanto fuera como dentro de la misma organización ya que el cambio constante requiere de trabajo pluridisciplinario. Debido a que   la unión de diversos componentes sumado a arquitecturas híbridas y equipos físicamente distribuidos  requieren de manera imperativa los principios ágiles de trabajo colaborativo y transparencia en pro de nuestro cliente. Entonces, desde una perspectiva del cliente, es necesario conocer su voz es decir sus necesidades y deseos. Se requiere tener y liderar la gestión del conocimiento con el fin de entregar soluciones en tiempo, costo y expectativas. ¿Cómo se debe aprender? Desde la estrategia, y, ejecutando en la operación, la organización debe desarrollar mecanismos que permitan la generación de espacios físicos, virtuales y sociales donde las personas tengan la posibilidad de desarrollar conocimiento, socializar y generar soluciones grupales, pero también proveer de los espacios individuales para que se pueda crear. Según (Whyte, 2017)“El intento más equivocado de una falsa colectivización es la pretensión actual de ver al grupo como un vehículo creativo… Las personas rara vez piensan en grupos. Hablan, intercambian información, deciden, llegan a acuerdos…pero no piensan. No crean.”. Por otro lado, durante el proceso de construcción, entrega y operación de productos de software, es necesario también el aprendizaje. Tanto de tecnologías como de métodos que permitan la mejora continua, la comunicación fluida y la capitalización de capacidades que permitan aprender y optimizar en cada ciclo (iteración, sprint u otra medida). Para ello, Lean Software Development (LSD2) provee algunas técnicas relacionadas a su segundo principio, nos referimos al principio de “amplify learning”. Entre los que se encuentran el “feedback”, interaciones, set base development y sincronización. Estas técnicas permiten que por medio de los ciclos cortos de construcción/testing (smoke, automation, regression) se pueda revisar y corregir más rápidamente, y, por tanto, aprender. Adicionalmente permite desarrollar mecanismos para trabajar con diversos equipos y componentes de manera que se logre sinergia, visión global e individual que permita optimizar el avance del trabajo en “features” o componentes sin perder de vista la integración fluida de todos las partes, relacionada al sétimo principio “optimize/see the whole”. Otro aspecto importante para tomar en consideración es que debe medirse y mejorarse lo que se aprende. Cuando se habla de medir, se debe tener claro previamente la economía del sistema. Es decir, definir los aspectos relevantes para la sustentabilidad y estrategia, así como el éxito del producto o solución en cuestión. Con respecto a estos aspectos, se define qué es relevante medir, los ciclos de medición, así como la correspondiente rendición de cuentas de manera que se optimice el proceso de construcción y se logre un enfoque claro en el time-to market. Cómo aprender desde un enfoque en el cliente requiere definición de políticas, procesos y estructuras (físicas y virtuales) de aprendizaje. Conocer la economía del negocio y establecer qué es relevante medir del proceso de aprendizaje y crear una cultura de trabajo colaborativo que permita sinergia de diferentes equipos, tanto intra como inter-organizacionalmente. De manera que las entregas por ciclo dejen de ser dolorosas, transmitan transparentes y sean costo efectivas. ¿Cuándo se debe aprender? Siempre se debe aprender. Sin embargo, es necesario identificar las condiciones (operativas, financieras) en donde nos encontremos, así como el time-to-market. Pues dependiendo de esto, la táctica es diferente.  Lamentablemente bajo el lente de agile muchos han manufacturado el proceso creativo de desarrollo de Software, perdiendo la perspectiva de algunos principios de Lean Software Development que pueden ser muy útiles. Amplificar el conocimiento se refiere a conocer la diferencia entre desarrollo y producción. Según (Poppendieck & Poppendieck, 2003). Desarrollo se ejemplifica como el chef que desarrolla mediante el proceso creativo e iterativo de prueba y error un fascinante plato nuevo o receta (nuevo producto o solución). Pero son los cocineros quienes con receta en mano recrean la receta una y otra vez, lo cual es equivalente a la manufactura o producción. No se pueden tener chefs reproduciendo recetas ya creadas, así como pretender que el cocinero diseñe recetas nuevas de alta cocina. Por tanto, esta diferenciación es importante tenerla clara cuando se está en el día a día. Otro aspecto importante a rescatar es que, durante el proceso creativo de diseño, la calidad es opcional pues el enfoque se centra en la creación de un producto/solución nuevo, en producción la variabilidad de la calidad del producto y el proceso, el retrabajo y la conformidad con los requerimientos son sumamente importantes y relevantes. Dado lo anterior la connotación de lo que llamamos creatividad y aprendizaje resulta claramente diferente para el chef como para los cocineros. Así también, la definición de los procesos de aprendizaje y el conocimiento que deben adquirir y desarrollar cada uno de ellos, máxime con la llegada de inteligencia artificial, donde tanto los cocineros como chefs requieren nuevas capacidades para complementarse con las nuevas tecnologías emergentes.  Aplazar el compromiso: Para (Larman & Vodde, 2010) este concepto de LSD, mencionado anteriormente, lo que pretende es aplazar la toma de las decisiones hasta que se cuente con toda la información necesaria, con el fin de contemplar todos los aspectos relevantes. Esto no significa paralizar la toma decisiones importantes, al contrario, la estrategia está en obtener todos los datos necesarios y conocimiento sobre la arquitectura o tecnología de manera que se tenga claro dónde están las brechas de conocimiento que debe adquirirse o desarrollarse internamente. De lo contrario el costo operativo, la imagen del producto y la organización pueden verse afectados y perder el momentum. Desde la perspectiva del cliente, se debe estar listo para proveer de soluciones reales a sus necesidades. Para ello, es necesario detener decisiones apresuradas que atenten contra la inversión a realizar, logrando poner en riesgo la organización, o bien atentando con la seguridad y reputación de nuestros clientes. Adicionalmente se requiere de un entendimiento claro acerca de la estructura organizativa necesaria para brindar las soluciones que requiere el cliente. Tomando seriamente en consideración los cambios abruptos que se vienen con la transformación digital, inteligencia artificial, IoT, Data science entre otras tecnologías que deben invitar a analizar cuántos y cuáles chefs y  cocineros realmente se necesitan, así pensar fuera de la caja  y analizar posibilidades para el desarrollo de nodos de conocimiento con otras organizaciones de manera que se logren economías de escala. En conclusión, aprendizaje y creatividad son palabras muy de moda, también mucho se habla sobre disrupción. Pero es necesario detenerse un poco, prorrogar una toma de decisiones rápida y analizar qué tipo de negocio somos. Cuál es la estrategia, qué tipo de productos/soluciones construimos, cuál es nuestro inventario de capacidades, qué nos interesa medir y mejorar, cuál es el time-to-market. Estas preguntas requieren de un análisis claro constante y realista, con el fin de desarrollar mecanismos que permitan desarrollar una cultura de aprendizaje y creatividad acorde a una estrategia clara que permita un negocio sustentable. No es posible ser disruptivo sin una cultura y estructura que permitan  procesos constantes de  aprendizaje inteligente a todos los niveles.  ---------------- Pies de página: 1. VOC Voice of customer.  Término usado en Six Sigma. 2. (LSD). Lean Software Development. Bibliography: Larman, C., & Vodde, B. (2010). Practices for Scaling Lean and Agile Development.Boston: Pearson Education. Poppendieck, M., & Poppendieck, T. (2003). Lean Software Development: An Agile Toolkit.ISBN 0-321-15078-3: Addison Wesley. Whyte, W. (2017). Retrieved from The Organization Man: https://salineropampliega.com/2014/09/espacios-de-trabajo-que-fomentan-la-creatividad-y-la-innovacion.html

La Red. Intuitiva

25 Junio, 2018 | Cisco presenta la nueva visión de lo que una red es capaz de hacer y hacia dónde puede llevar a los negocios y al progreso del planeta. Los seres humanos tenemos una cualidad única que nos ha acompañado a través de nuestro proceso evolutivo. La intuición. Esa capacidad de discernir cuando algo está bien y cuando no lo está, que nos permite reaccionar de manera inmediata, en ocasiones hasta anticipándonos a problemas futuros, gracias a la información que nos provee nuestro entorno. La intuición es en gran medida, una de las claves por las que hemos logrado el progreso del que hoy disfrutamos. Pero el actual dilema se encuentra en que esta capacidad no se ha podido trasladar a la forma en que nuestras herramientas tecnológicas se desempeñan. Ante las crecientes exigencias del mundo de los negocios, los equipos de TI de todo tipo de organizaciones se enfrentan a tres grandes retos: La disrupción digital: Para 2020 habrá un millón de nuevos dispositivos conectados a  la red cada hora; esto aunado a las tendencias de movilidad, IoT, nube y machine learning producirán una explosión de datos, que desafortunadamente no será sencillo traducir en insights de negocio. La complejidad de operación: Entre el 80-95% de los ajustes de redes son realizados manualmente, representando un gasto tres veces superior a las inversiones realizadas en infraestructura de red. Ante un entorno de más usuarios, dispositivos y aplicaciones; este modelo manual resulta lento y propenso a errores.  La ciberseguridad: Actualmente toma 3 meses detectar una violación de ciberseguridad, con un costo promedio de US$4 millones. Ante amenazas cada vez más sofisticadas crecen las preocupaciones de tener cada vez más áreas vulnerables a ataques en una empresa. Cisco ha movido el tráfico de datos para el 80% de Internet durante las últimas tres décadas. Pero no solo lo movimos, lo estudiamos, trabajamos para entenderlo y ese aprendizaje se aplica ahora en esta nueva red. La nueva red entiende el mundo que está conectando. Puede identificar y responder mucho más rápido a las amenazas y oportunidades. Actúa como un sistema inteligente que sigue evolucionando y volviéndose más inteligente y sensible para: Resolver problemas incluso antes de que sucedan: la nueva red tiene una visibilidad y comprensión profunda de su tráfico. Puede ver algo una vez, correlacionarlo con otras fuentes de datos a gran escala y ver cosas que no quieren ser vistas. Ver  y  responder  las  amenazas: las amenazas de ciberseguridad siguen evolucionando. La nueva red lo sabe. Las ve incluso cuando no quieren ser vistas, como cuando se esconden en el tráfico cifrado. La nueva red detiene 20 millones de amenazas al día, y aprende de cada una de ellas. Reinvertir recursos de TI en resultados de negocio: la nueva red se comporta como un sistema inteligente, automatizando tareas cotidianas, estudiando sus cambios y aprendiendo constantemente. Esto libera horas de trabajo productivo de los profesionales en TI para que puedan concentrarse más en la identificación de nuevos proyectos e innovaciones que ayuden a transformas a sus organizaciones. La red intuitiva está diseñada sobre nuestro modelo Cisco DNA. Hospitales, oficinas gubernamentales, instituciones educativas y diversas empresas en el mundo ya están actualmente aplicando estás nuevas capacidades para transformar sus respectivos sectores. Esto es un planteamiento completamente nuevo sobre lo qué una red es capaz de hacer y hacía donde puede llevar el progreso del mundo, y solo Cisco tiene la experiencia y capacidades para entregar esta promesa de valor para las necesidades de hoy en día. Los invito a conocer más sobre las innovaciones que están redefiniendo el rol de la arquitectura de red para el progreso en el mundo, así como los elementos críticos que conforman esta nueva era de networking. La Red. Intuitiva.

Venciendo la Paradoja Operativa

25 Junio, 2018 | Seguramente, de una u otra forma estamos familiarizados con la famosa cita “hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes…”, dicha expresión pudiera incluir un componente adicional que además de hacer más complejo el escenario, pone todo cuesta arriba: “hacer lo mismo una y otra vez - con menos recursos - esperando resultados diferentes…” La situación planteada advierte una realidad que afrontan las organizaciones bajo la “Paradoja Operativa” de hacer más con menos recursos año tras año, las batallas internas que se generan en torno a los presupuestos operativos, dejan daños colaterales cuyo impacto se refleja mayormente en el incremento de esfuerzo y desgaste en la operación, con el afán de cumplir los indicadores de disponibilidad de plataformas y sistemas. Del otro lado de la moneda, la industria está evolucionando, creando alternativas que ayudan a las organizaciones a minimizar los riesgos y a controlar los costos operativos a través de nuevos procesos de trabajo que sean más eficientes por medio de herramientas que impulsen el uso de tecnologías para complementar la reducción de presupuestos o el imperativo de reducir costos, es por esto que GBM dentro de su modelo disruptivo ha creado un ecosistema que integra diferentes “Torres de Servicios” ofreciendo un completo catálogo de servicios específicos para la Gestión y Operación de Infraestructuras Tecnológicas (IT Outsourcing), los cuales están acompañados de estructura, metodología, mejores prácticas, herramientas y gestión de procesos que garantizan una apropiada transición e integración al modelo de gobierno operativo de sus clientes. Adicionalmente una correcta concepción del modelo de negocio (a través de economías de escala que permiten individualizar el esfuerzo y establecer precios de referencia por dispositivo u ambiente), introduce al mercado el Servicio SmartOps, enfocado en operar de manera remota y en una base 7x24, diferentes ambientes IT integrando las capacidades de mesa de servicio, monitoreo de eventos y el centro de excelencia de GBM, que reúne y concentra diferentes recursos debidamente especializados en la gestión y administración de sistemas operativos (Power i, UNIX, Windows y Linux), equipos de telecomunicaciones, virtualización, bases de datos (Oracle, MS SQL, DB2), Middleware y aplicaciones comerciales. Dentro del mundo de aplicaciones comerciales, resaltamos la gestión y administración de la plataforma SAP a través de nuestro Centro de Excelencia, desde donde se presta el soporte tradicionalmente llamado BASIS en las capas de Netweaver, de bases de datos (Sybase, Hana, Oracle, MS SQL o DB2), sistemas operativos e infraestructura. Complementando los dominios tecnológicos antes mencionados, el Servicio SmartOps soporta los Sistemas SAP desde el Centro de Excelencia para el soporte y administración de las plataformas. El servicio está fundamentado en la utilización de mejores prácticas dictadas por ITIL (Information Technology Infrastucture Library) aplicables a la gestión de servicios de TI, trasladando a nuestros clientes una mayor calidad y eficiencia en la entrega. Estos nuevos modelos de gestión remota, complementan de manera muy adecuada, la oferta tradicional de Outsourcing en Sitio (Manpower), por cuanto permite una distribución estratégica de funciones que pueden ejecutarse de forma remota y en una base 24/7, para dedicar el soporte presencial a aquellas actividades que requieran estrictamente funciones en sitio o manos remotas. Y esta misma estrategia operativa puede aplicarse de manera transparente a modelos de administración “In house” por parte de nuestros clientes, en la cual los componentes del servicio SmartOps, se vuelven parte de la operación interna, lo cual se logra con los procesos de transición en las cuales se definen los alcances y metodología de trabajo, para posteriormente alimentar nuestros procesos de transición (gestión de configuraciones, cambios, liberaciones) y operación (gestión de eventos, incidentes, solicitudes, problemas), los cuales son automatizados en nuestras diferentes herramientas: monitoreo, tickets, CMDB, reportería, por mencionar algunas. La revolución digital ha iniciado y no se detendrá, GBM ofrece un cambio radical en la manera en que se gestionan las operaciones de TI permitiendo a sus clientes adaptarse rápidamente para convertir los procesos más rápidos, inteligentes, ágiles y flexibles. Los servicios SmartOps de GBM, están diseñados para apoyar a las organizaciones a mantener los ambientes de TI, operativos y correctamente administrados, impactando positivamente la productividad y la eficiencia de nuestros cliente y venciendo así la paradoja operativa. Para más información sobre nuestros servicios visite: https://www.gbm.net/es/smartops

Evite ser una víctima más

25 Junio, 2018 | En nuestra región, se hacen cada vez más comunes los fraudes financieros.    Estamos en una época donde todos los días los titulares de las noticias recuerdan lo delicado que es este tema, no solo para los clientes de las entidades financieras, sino para cualquier industria, que son perjudicadas dada la afectación de la imagen y los costosos procesos de investigación y gestión de los incidentes. La necesidad que tienen las compañías de implementar estrategias multicanal para brindar opciones novedosas y, otorgar una buena experiencia al cliente en el consumo de servicios financieros, hace que los CIOs y CISOs tengan un dolor de cabeza más. Ya no solo es preocuparse por el fraude web, además hay un nuevo canal que protege el móvil. Para nadie es un secreto que todas las entidades financieras ya tienen un App móvil para que sus clientes puedan realizar transacciones financieras y aquellos que aún no lo tienen, lo están desarrollando. Si revisamos con detenimiento este tema, es evidente que el medio más accesible para que los delincuentes cometan un acto de fraude es el dispositivo móvil del cliente potencial. Los usuarios descargan Apps de todas partes, no solo de los “app store” oficiales, y generalmente no utilizan software antivirus dada la poca conciencia que hay con este tema. Desde años atrás han surgido devastadores tipos de malware financiero, entre ellos están ZEUS, Gozy y Nymaim. De acuerdo con un estudio realizado por Kaspersky Lab, los ataques de malware dirigidos a clientes bancarios durante el segundo trimestre del 2016 aumentaron 15,6% en relación con el trimestre anterior. En otro estudio realizado por Arxan Technologies, se revela que el 87% y 97% del top de aplicaciones de paga en iOS y Android  han  sido  vulneradas y posteadas en “app stores” de terceros. Adicionalmente, IBM revela que, para un solo banco monitoreado, se detectaron en un periodo de 10 meses, 724 intentos de ataque de Malware, 6895 dispositivos infectados con malware y 602 sitios de phishing detectados. Si bien es cierto, una de las estrategias que deben adoptar estas entidades es la educación y concientización a sus clientes, con el objetivo de reducir la incidencia de este tipo de eventos adversos, pero esto no es suficiente. Hay otras estrategias como las de bajar los sitios de phishing que aunque son necesarias, se debe ir más allá para estar protegido. Las empresas deben asumir que siempre se presentarán eventos de fraude y que sus clientes serán víctimas de ellos. Dado esto, las entidades deberían diseñar e implementar controles avanzados para detectar de forma temprana estos eventos o potenciales ataques, con el objetivo de que puedan detener el fraude antes de que se realice.  Pero, ¿cómo hacer eso? La respuesta puede ser muy amplia. Sin embargo, lo primero es tener información de inteligencia que permita identificar la forma de operar de los delincuentes. ¿Sabían que es posible detectar si la persona que está conectada a su cuenta de “web banking” no es un cliente legítimo, solo con el movimiento del mouse? Pues así es. Dentro del portafolio de seguridad y prevención de fraude de GBM existe un servicio en la nube que permite identificar actos delictivos en las plataformas transaccionales web y móviles de las entidades financieras, el mismo se ejecuta con tecnología de IBM denominada Trusteer. Entre sus funcionalidades se destaca la capacidad de detectar algún indicio de suplantación de identidad. Una de las técnicas que utiliza es el análisis de comportamiento biométrico, lo que permite identificar patrones de uso del mouse no habituales lo que hace ver que la cuenta la está utilizando un tercero y no el cliente real. Adicionalmente, Trusteer cuenta con otras capacidades para detectar y prevenir fraudes, desde detectar campañas de phising dirigidas, determinar cuáles fueron los clientes víctimas, hasta detectar qué usuarios válidos están ingresando al sitio web con un dispositivo infectado de malware. Este software está monitoreando a muchas empresas financieras a nivel mundial, por lo que mediante tecnología cognitiva, cada día aprende más y más. Obtiene conocimiento sobre nuevas técnicas de fraude, nuevos tipos de malware y recibe información relevante para que cada día el servicio sea más inteligente y sus clientes puedan utilizar esa inteligencia para accionarla y robustecer su seguridad. En general, este servicio con tecnología Trusteer provee información vital para robustecer la seguridad pero esto es solo  el inicio, ahora, ¿cómo acciono esa información?, ¿cómo hago para que me sea de utilidad y evite que se llegue a realizar el fraude? Para esto, existe otro componente denominado “IBM Access Manager”, mediante la integración que se puede realizar permitirá brindarle o denegarle el acceso a la aplicación, o bien, establecer otro tipo de controles como brindar el acceso con ciertas restricciones para que no pueda realizar transacciones, o solicitar un segundo factor de autenticación para determinar si realmente es el cliente real de la entidad financiera. También se pueden modificar las aplicaciones actuales, para que Trusteer los alimente e implemente este tipo de controles sin necesidad de un componente adicional. Independientemente de cómo se haga, lo cierto es que este tipo de controles han ayudado a muchas entidades financieras alrededor del mundo a disminuir los fraudes y por ende, ahorrar dinero. Y su compañía, ¿cómo afronta este gran reto? ¿cómo está protegiendo su reputación?  



Escribe un comentario